Los tratados internacionales de libre comercio "ponen en riesgo la democracia"

stop

Salvemos Cabana se suma al Día de Acción contra el TTIP y critica la opacidad de Bruselas y Washington en las negociaciones

Una de las imágenes de la campaña contra el TTIP

en A Coruña, 18 de abril de 2015 (12:29 CET)

La alianza comercial que ultiman en voz baja Washington y Bruselas ha desatado toda una campaña de movilización social, política y, finalmente, redes sociales, que tienen este sábado un momento álgido a través del hashtag #OccupyTTIP, tendencia en España durante toda la mañana.

La campaña también resuena en Galicia. La plataforma Salvemos Cabana, vinculada con la lucha contra la minería agresiva, ha manifestado su solidaridad y adhesión a la pelea contra los tratados internacionales de libre comercio, pues entiende que, en última instancia, suponen un golpe a la democracia.

"Tanto el Acuerdo Trasatlántico para el Comercio y la Inversión entre La Unión Europea y Estados Unidos (TTIP por sus siglas en inglés), como el Acuerdo Integral de Economía y Comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA) y el Acuerdo en Comercio de Servicios (TISA), en el que participan 23 países, buscan establecer un gran mercado transnacional que supondría un ataque a la independencia soberana de los estados y la consagración de facto del dominio de las grandes corporaciones", razona el colectivo.

No solo eso. También se critica, como ha hecho buena parte de la izquierda europea, la "opacidad" con la que se está fraguando el acuerdo, "sin ningún tipo de consulta pública ni información a la ciudadanía y completamente al margen de los parlamentos nacionales".

Triple alerta

Pero más allá de las formas, preocupan las consecuencias. En el caso de tratados como el TTIP o el CETA, se armonizarían las legislaciones europeas y estadounidense/canadiense, garantizando la libertad de circulación de mercancías, pero temen los opositores que acabe por degradar los derechos de los trabajadores en todo el ámbito de la UE "limitando sus derechos básicos como el de huelga, negociación colectiva y sindicación".

En segundo lugar, Salvemos Cabana advierte que los acuerdos provocarán un relajamiento de las normativas sanitaria y de consumo, permitiendo la importanción de productos que en la actualidad no cumplen con los estándares europeos de calidad y protección al consumidor.

Y, por último, en el terreno que suele transitar el colectivo, está el impacto ambiental. , los tratados de libre comercio implican la mayor amenaza de la historia para el medio ambiente europeo, pues supondrán el aumento exponencial de la presión sobre los recursos naturales y la potenciación del extractivismo incontrolado con técnicas de alto riesgo socioambiental como la megaminería y el fracking, además de la importación de derivados petrolíferos muy contaminantes como las arenas bituminosas procedentes de Estados Unidos y Canadá", concluye Salvemos Cabana. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad