stop

Junts pel Sí y la CUP imponen su mayoría, con 69 votos a favor, para dar luz verde al pleno que aprobará la ley del referéndum

Manel Manchón

Una mayoría de catalanes también invalida el referéndum del 1-O. El pleno del Parlament vota, en medio de las protestas de algunos diputados, que se amplíe la orden del día del pleno para incluir la ley del referéndum. EFE/Toni Albir

en Barcelona, 06 de septiembre de 2017 (14:41 CET)

Mayoría soberanista para forzar el debate en el Parlament sobre la ley del referéndum, en el transcurso de un debate duro, polémico, con bronca entre los diputados. Junts pel Sí y la CUP han logrado, con 69 votos a favor, tres en contra y ninguna abstención –muchos no han votado-- sacar adelante el pleno que aprobará la ley del referéndum.

Junts pel Sí y la CUP han forzado el cambio en el orden del día para introducir el debate y votación de la ley del referéndum, a pesar de las quejas de los diputados de la oposición, y de los voluntariosos discursos de algunos diputados, como Joan Coscubiela, de Catalunya sí que es pot, que, paradójicamente –o no tanto-- ha sido aplaudido desde las filas del PP y de Ciudadanos, sin contar con el calor de los suyos. “No se trata de ver con quién o no se coincide, porque lo que está en juego es la defensa de los valores democráticos, de cuestiones que están por encima del voto de una mayoría parlamentaria”, ha asegurado.

La bronca ha sido intensa, con la interpretación del reglamento del Parlament, con la lectura de diferentes artículos, y con una separación clara entre el bloque soberanista y el bloque constitucional. El dirigente del PSCMiquel Iceta, ha intervenido para anunciar que los socialistas presentarán un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por vulnerar los derechos de los diputados.

Parlament: la bronca ha sido intensa a raíz de las interpretaciones del reglamento

Los distintos portavoces han defendido sus posiciones, y el debate seguirá en las próximas horas, con la conclusión de la votación de la ley del referéndum, a la espera de la reacción del Gobierno de Mariano Rajoy.

Incidente de ejecución ante el TC

Por ahora, el Ejecutivo español, a través de su presidente, presentará un incidente de ejecución de sentencia ante el Tribunal Constitucional, por la admisión a trámite, por parte de la Mesa del Parlament, a pesar de la advertencia de los letrados, de la ley del referéndum. Esa iniciativa del Gobierno no necesita un informe del consejo de estado, porque ya alude a una sentencia del Constitucional, tras la resolución soberanista del 9N de 2015 en el Parlament.

En función de cómo avance el pleno, el Gobierno tomará otras medidas, entre ellas la posible intervención del DOGC, según avanzó Economía Digital este martes, a través de la ley de seguridad, que impediría la publicación de la ley, y por tanto, seguir adelante con los preparativos del referéndum del 1-O.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad