Los siete ediles imputados de Santiago, recibidos en los juzgados al grito de “corruptos”

stop

Están procesados por aprobar en junta de gobierno pagar la defensa de otro concejal imputado en la 'Pokémon'

19 de mayo de 2014 (11:51 CET)

Los siete ediles de Santiago de Compostela procesados por aprobar en junta de gobierno pagar la defensa al concejal Adrián Varela, imputado en la Operación Pokemon, llegaron a primera hora de este lunes a los juzgados de Fontiñas para sentarse en el banquillo de los acusados. A su llegada han sido recibidos con gritos de “corruptos” y se han vivido momentos de tensión entre las personas que habían acudido a increparlos y un grupo de familiares que estaban allí para mostrar su apoyo.

El primero en llegar a los juzgados fue el concejal de Vías y Obras de Santiago, Juan de la Fuente, que aseguró, en breves declaraciones a los medios, estar "tranquilo" y "confiando en la justicia". Posteriormente llegó al edificio de Fontiñas el concejal de Seguridad Ciudadana, Luis García Bello, acompañado por un grupo de amigos y familiares que protagonizaron un momento de tensión con las personas allí congregadas que increpaban al edil a gritos de "chupones" y "corruptos".

Apoyo del alcalde

Por separado también han llegado al edificio judicial María Castelao, concejala de Educación; Amelia González, responsable de Personal, y Francisco Noya, edil de Fiestas. Todos fueron recibidos a gritos de "corruptos".
Entre una gran presencia policial y acompañados de simpatizantes, poco antes de las 10.00 horas llegaron a los juzgados el regidor de Santiago, Ángel Currás, y la teniente de alcalde, Reyes Leis. Aunque no quisieron hacer declaraciones a la entrada del edificio, el regidor ya había manifestado en anteriores días su intención de acudir este lunes a Fontiñas para prestar su apoyo a los ediles imputados, algo que ha hecho también la edil Leis --no procesada en la causa--.

Concentración de BNG y Candidatura do Povo

Las últimas en acceder al juzgado han sido la concejala de Hacienda, Cecilia Sierra, y la portavoz municipal, María Pardo, que han llegado juntas para sentarse en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal número 1 de Santiago. A su entrada, con actitud relajada, María Pardo ha respondido a preguntas de los medios indicando, brevemente, que se encontraba "tranquila no, cabreada".

En la puerta de los juzgados se han concentrado desde primera hora de este lunes miembros del BNG local y de la Candidatura do Povo, que han portado pancartas en las que se pedían la "dimisión de los corruptos" en el Ayuntamiento de Santiago y la "disolución" del gobierno local.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad