Imagen de archivo. El pleno del Senado. EFE

Los senadores se van a casa con unos 9.000 euros de finiquito

Tan solo 10 de 194 senadores renuncian a cobrar su paga de liquidación por los 52 días de periodo electoral en los que no ocuparán su asiento en la cámara

La gran mayoría de los miembros del Senado que abandonan su escaño por la disolución del Parlamento se van con los bolsillos llenos. Solo diez han renunciado al finiquito, 8.822 euros de "indemnización de transición" que han solicitado 184 senadores por dejar la Cámara Alta a causa de las elecciones. En total, el Senado ha gastado más de 1,6 millones de euros en despedir a estos senadores. 

Cuando se convocaron las elecciones, parte del Senado fue destinada a la Diputación Permanente, encargada de aprobar los decretos leyes que emita el Gobierno, por ejemplo, durante los "viernes sociales" de Pedro Sánchez. Hasta el 27 de marzo, los exsenadores podían pedir su finiquito.

Entre aquellos que han cobrado su paga final se incluyen miembros de todas las formaciones, entre los que se incluyen diputados que tan solo asistieron solamente a un pleno. Se trata de Francisco José Alcaraz (Vox) o Mar Hormigo León (Ciudadanos) entre otros, que asistieron a la última sesión de la legislatura de Sánchez, y que entraron en el Senado después de las elecciones autonómicas en Andalucía. 

Tan solo diez senadores han renunciado al finiquito

Del total de 194 senadores que no forman parte de esas cortes de emergencia, y que por lo tanto, han debido abandonar su asiento, tan solo diez exdiputados de varias formaciones han renunciado a cobrar su paga de liquidación.

Entre ellos se encuentran Francisco José Carrillo (Ciudadanos),  Jacinto Morano (Unidos Podemos), Tomás Marcos (Ciudadanos), Esther del Brío (PP), Nuria Guijarro (PP), Esther Hernández Marrero (PP), Francisco Javier Iglesias (PP),  Rosa María López (PSOE), Luis Manuel García Mañá (PSOE) y Ángel Mesón Miguel (Unidos Podemos).  De todas formas, no se puede determinar si no han pedido la compensación económica por razones personales o porque era incompatible con otras fuentes de ingresos.

La suma de casi 9.000 euros deriva de los 163,38 euros por cada uno de los 54 días que dura el periodo electoral, y no distingue entre los candidatos de los partidos nacionales como de los regionales. Esta paga de liquidación pretende compensar a los diputados por no tener ingresos por actividad laboral hasta pasadas las elecciones, y en caso de que ocupen algún puesto de trabajo durante este periodo, deberán devolver la cantidad entera.

Un artículo de Anna Pujol

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad