Los críticos de UPyD reclaman una moción de censura para Rosa Díez

stop

CRISIS EN UPyD

Rosa Díez, en la bancada del Congreso

Barcelona, 27 de marzo de 2015 (02:00 CET)

¿Hay tiempo para reorientar un partido cuando se ha recibido un varapalo electoral, pero debe presentarse a unos nuevos comicios en pocos meses? La dirección de UPyD lo quiere intentar. Rosa Díez, su portavoz, y la imagen que tiene el partido, para bien y para mal, está dispuesta a jugar todas las cartas, pese a la presión del sector crítico, que le pide ya que se someta a una moción de censura.

Miguel Ángel Quintana, miembro de la dirección, encuadrado en el sector crítico, ha pedido a la dirección que este sábado, cuando se celebra el Consejo Político, se someta a votación una moción de censura contra Rosa Díez para dirimir su responsabilidad política, tras los malos resultados de las elecciones andaluzas.

Los promotores de la iniciativa, María Belén Moreno, y José María Larrea, se acogen al artículo 32 de los estatutos del partido para defender la moción, aunque admiten que se necesitará dos terceras partes del consejo de dirección. Y eso puede ser insalvable.

Situación de bloqueo

La petición se debería incluir en el orden del día el mismo sábado. Pero, al margen de la cuestión formal, el problema ahora en UPyD es que nadie sabe cómo avanzar. Si la moción de censura no prospera, la dirección quiere sacar adelante una resolución que plantea dejarlo todo como está hasta las elecciones municipales y autonómicas de mayo.

Rosa Díez se apoya en su mano derecha, Andreas Herzog, abogado, que fue determinante para elaborar la querella contra los consejeros de Bankia. Herzog no actuará contra Díez, por lo que, según distintas fuentes, la idea no es la de plantear un nuevo liderazgo, si no el de replantear diferentes cuestiones, pero siempre después de las elecciones del 24 de mayo.

La apuesta es convocar una Conferencia Política para abordar "todos los cambios que se crean necesarios para mejorar la acción política y el funcionamiento interno".

Rechazo a "sacrificar" los objetivos de UPyD

Esa resolución, sin embargo, podría tener un importante voto de castigo, o no prosperar. Si eso sucede, y tampoco sale adelante una moción de censura, el bloqueo del partido será total.

El texto que plantea Rosa Díez admite errores. "Sin duda hemos cometido numerosos errores de táctica política y de comunicación, que han impedido aprovechar a fondo el éxito de nuestras ideas", se asegura, pero se considera que todos esos problemas se pueden superar, "sin sacrificar nuestros objetivos ni la estrategia para conseguirlos decidida en el Congreso de noviembre de 2013".


Sin acercamiento a Ciudadanos


Por ello, lo que Díez pretende el sábado es que se apoye al Consejo Político de UPyD "para llevar a las instituciones nuestros objetivos y propuestas en las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2015 manteniendo la autonomía política de UPyD respecto a cualquier otro partido, coalición u operación política". 

Eso último es relevante. El sector crítico reclama una y otra vez dos cuestiones que han acabado conectadas: la dimisión de Rosa Díez y el acercamiento a Ciudadanos. Y la resolución de la dirección rechaza claramente las dos exigencias. Y se acusa, además, a Ciudadanos de ser el producto de "una operación política".

El partido de Albert Rivera espera que dictaminen los electores

El hecho es que Ciudadanos se lo mira con calma. La convicción es que la dirección de UPyD acabará saliendo adelante, y que el Consejo Político, con 150 miembros, se alineará con Rosa Díez.

"Lo importante ya no es lo que hagamos las direcciones de los partidos sino el voto de los electores, y la situación se deberá analizar de nuevo tras las elecciones de mayo", asegura una fuente de la dirección de Ciudadanos, convencida de que los votantes de la formación de Rosa Díez acabarán apostando por Ciudadanos

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad