Los colectivos gallegos que 'enamoran' a Greenpeace: De la defensa de las rías a la lucha contra la mina de Corcoesto

stop

Salvemos Cabana, la Plataforma Galega Antitransxénicos o la Plataforma pola Defensa da Ría de Pontevedra figuran como entidades destacadas en su informe sobre el medio ambiente en Galicia

Protesta contra la mina de oro en Corcoesto

en A Coruña, 11 de junio de 2015 (20:56 CET)

En un informe de contrastes, Greenpeace había situado la movilización social como una de las notas destacadas en Galicia a la hora de medir la calidad ambiental del territorio. Se fundamentaba la asociación ecologista en el brote de colectivos alrededor de distintos conflictos medioambientales surgidos en la comunidad. Un claro ejemplo fue la mina de Corcoesto.

Respecto al proyecto minero, Greenpeace resalta el trabajo realizado por Salvemos Cabana y la Plataforma pola Defensa de Corcoesto como canalizadores del rechazo a la explotación "lo que provocó que el proyecto fuera finalmente denegado por la Xunta", dicen. Así, denunciaron el cambio en el PXOM de Cabana para allanar el camino a la multinacionl canadiense Edgewater, alertaron sobre el uso del cianuro y el efecto que causaría la mina en la actividad agrícola de la zona, entre otras críticas a la mina.

Greenpeace también destaca la labor de las asociaciones en defensa de las rías, precisamente, uno de los puntos negros de Galicia por su contaminación. Destaca especialmente el de la Plataforma pola Defensa da Ría de Pontevedra, muy combativa con la actividad de Ence en Lourizán.

También resalta la presencia en la comunidad de un colectivo contra los transgénicos, la Plataforma Galega Antitransxénicos, así como a las asociaciones gallega de pesca artesanal y marisqueo como Amega y Agamar.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad