Los ayuntamientos gallegos se preparan para un recorte de concejales y empleados públicos

stop

Creen que la reforma de la Administración Local concentrará los servicios y aumentará la destrucción de puestos

Manifestación de funcionarios en Santiago de Compostela

24 de enero de 2013 (00:31 CET)

Los 315 ayuntamientos gallegos tienen los ojos puestos en la futura reforma de la Administración Local que prepara el Gobierno de Mariano Rajoy. Además de reestructurar las competencias municipales, la norma adelgazará el número de empleados públicos de las corporaciones. A esta rebaja se le unirá el previsible recorte del número de concejales que vendrá aparejada a la revisión de la Ley de Bases de Régimen Local.

Formaciones como Esquerda Unida estiman que la reforma de la ley de bases se traducirá en el recorte de 1.500 concejales en toda la comunidad gallega. En la salida de empleados públicos de las corporaciones locales no hay estimación. Los sindicatos avisan de que la destrucción de puestos de trabajo ya es un realidad en este momento, que se acrecentará con la entrada en vigor de la norma.

Diputaciones y mancomunidades

Está previsto con la reforma de la administración local, las diputaciones asuman la gestión de pequeños municipios. Además, muchas mancomunidades parecen destinadas a desaparecer. El colectivo más vulnerable, el de los empleados públicos o aquellos cargos que no han pasado por una oposición lo tienen muy crudo.

José Francisco Méndez, el presidente del sindicato CSIF en Galicia, sostiene que la destrucción de empleo público en los ayuntamientos ya ha sido “altísima” este 2012, aunque puede ir a más. Según los datos del boletín estadístico del Ministerio de Hacienda, a finales de 2010, en ayuntamientos gallegos un total de 33.161 personas trabajaba para la Administración pública. A finales de 2011, el número se había reducido hasta los 31.042.

2.000 empleados menos entre 2010 y 2011


“Solo entre finales de 2010 y 2011 se perdieron 2.000 empleos en la administración gallega. Los datos se publican con mucho retraso y no sabemos qué ha pasado en 2012, aunque ya auguramos que la destrucción de empleo ha sido muchísimo mayor”, indica Méndez.

Los sindicatos consultados indican que el gran miedo de los empleados de los concellos gallegos es que la reforma de la administración local derive en una concentración de servicios que genere más bajas. “Ahora mismo, en los ayuntamientos apenas hay orientadores laborales, bibliotecarios o monitores deportivos, sin embargo puede ir a peor”, indican.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad