Los auditores de Adif destapan un descontrol interno el año de la catástrofe de Angrois

stop

El gestor de infraestructuras ni siquiera tiene registrados en su contabilidad trazados ferroviarios y estaciones que son de su titularidad, denuncia la Intervención General del Estado

Vecinos de Angrois en un acto homenaje a las víctimas del Alvia siniestrado | EFE

A Coruña, 16 de diciembre de 2014 (23:59 CET)

Más sombras sobre esa penumbra que envuelve el papel de Adif en la catástrofe de Angrois, que costó la vida a 79 personas y contabilizó más de 140 heridos. Ahora es la Intervención General del Estado, en su auditoría sobre el gestor de infraestructuras ferroviarias, la que pone negro sobre blanco "deficiencias de control interno", falta de información, sobrevaloración de activos e incluso lagunas en los registros contables de los terrenos sobre los que discurre gran parte del trazado de las vías o las propias estaciones de su titularidad. Y todo ello, en 2013, el mismo año del accidente del Alvia en Santiago.

Aunque la Intervención General del Estado no hace referencia explícita a la situación y derivadas del accidente (por dos veces fue imputada la cúpula de Adif por el juez que instruye el caso), las carencias que denuncian los auditores sobre la situación contable del gestor de infraestructuras ferroviarias no dejan margen para el sosiego. Adif, vienen a decir los interventores en su informe de auditoría del año pasado, no hace sus deberes en cuanto al control interno de su actividad y se asoma a un caos contable.

Un desbarajuste contable

Por ejemplo, entre otras salvedades en su informe, los interventores llaman la atención sobre algo sorprendente, que tiene que ver con lo que es realmente Adif: la titularidad de sus bienes. "A 31 de diciembre de 2013", dice la auditoría a la que ha tenido acceso Economía Digital, "la entidad no tenía registrados contablemente en su inmovilizado una serie de activos, fundamentalmente terrenos a través de los cuales discurre la traza de vía de la mayoría de las líneas integrantes de la red convencional, así como los terrenos sobre los cuales se asientan ciertos recintos ferroviarios de su titularidad".

Pero los auditores van más allá. Y ponen números a esas carencias y plantean incógnitas. Adif registró a enero de 2013 en su balance infraestructuras ferroviarias e instalaciones pertenecientes a la red convencional, traspasada íntegramente ese mismo año en virtud de ciertas disposiciones legales, por un valor neto contable de 11.882 millones de euros. "Sin embargo", señalan los interventores, "la información soporte disponible para llevar a cabo el registro contable de la mencionada red, de carácter esencialmente presupuestario en ciertos casos, no ha permitido registrar parte de los activos y parte de los costes asociados con ellos".

Deficiencias de control

En concreto, en relación con esos 11.882 millones, "no hemos dispuesto de toda la documentación soporte justificativa solicitada con objeto de verificar una parte de dicho importe que asciende a 4.402 millones de euros". "En estas circunstancias, con la información disponible y las evidencias de auditoría obtenidas, no resulta posible evaluar el efecto que las situaciones descritas pudieran tener sobre las cuentas anuales de 2013 adjuntas", concluyen los interventores.

Adif también incorporó a su inmovilizado a 1 de enero de 2013 infraestructuras ferroviarias e instalaciones integrantes de la red estatal de ancho métrico segregadas de FEVE por un valor neto contable de 524 millones de euros. "Estos activos, según pone de manifiesto el informe de auditoría de las cuentas anuales de 2012 de FEVE emitido por la Intervención General de la Administración del Estado, se encontrarían sobrevalorados debido a deficiencias de control interno especialmente en relación con el proceso de bajas por renovaciones", dicen los auditores. Y continúan: "En la medida que estas deficiencias de control permanecían al 31 de diciembre de 2013, a partir de la información disponible no resulta posible cuantificar el importe por el cual dichos activos se encontrarían sobrevalorados al cierre del ejercicio".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad