Los alcaldes de Feijóo se rebelan contra el tijeretazo de Rajoy

stop

Rueda apela a las “peculiaridades” de Galicia para frenar la reforma de la administración local

Alfonso Rueda con el ex presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán | EFE

24 de febrero de 2013 (01:46 CET)

Hay ocasiones en que el líder del PP gallego y presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tiene que lidiar en la autonomía con las polémicas que generan las dictadas desde Madrid por Mariano Rajoy. El tijeretazo a los ayuntamientos que ha emprendido el Gobierno central a través de la reforma de la Ley de Administración Local le ha costado a Feijóo la oposición frontal de los alcaldes gallegos, también los del PP.

Según avanzó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, los municipios con población entre los 20.000 y los 50.000 habitantes, el sueldo del alcalde no podrá rebasar los 65.000 euros al año. En los concellos de entre 1.000 y 2.000 habitantes, el máximo queda estipulado en 20.000 euros. Por debajo de los 1.000 habitantes, los alcaldes no recibirán sueldo público. En Galicia, 22 dirigentes locales, la mayoría del PP, se verán afectados por esta situación.

Los regidores gallegos reivindican que esta norma no se ajusta a la realidad municipal gallega, caracterizada por pequeños núcleos de población muy dispersa y envejecida en las zonas del rural. El mismo argumento utilizó Alfonso Rueda, que mantuvo este sábado una reunión con los 46 alcaldes de la provincia de Pontevedra, en la que defendió que la reforma debe tener en cuenta las "peculiaridades" del territorio gallego. Galicia presentará alegaciones.

Bajas retribuciones

Muchos de los mandatarios opositores a esta norma aseguran que los sueldos de los concejales en Galicia no son, habitualmente, altos. De hecho, según datos de la Fegamp, las nóminas de 220 de los 315 alcaldes de la comunidad están por debajo de los 40.000 euros.

Además, desde los partidos en la oposición a la Xunta critican que, en la comunidad, existe un gran número de alcaldes y concejales que no reciben retribución alguna por su salario. Es el caso de la alcaldesa decana de Galicia, María Pilar Otilia López, que dirige el concello ourensano de Ramirás desde la etapa predemocrática.

Sin sueldo durante 40 años

Pilar López llegó al concello de Ramirás en el año 1975, antes incluso de las primeras municipales de la democracia. Nunca perdió el bastón de mando de este pequeño municipio que, en la actualidad, cuenta con poco más de 2.000 habitantes y que en 40 kilómetros cuadrados tiene más de 92 núcleos de población. “Hay que tener en cuenta las especificidades propias de Galicia. Un ayuntamiento de Madrid, o de A Coruña, no tiene nada que ver con uno de Ourense. Atender a tantos núcleos de población muy pequeños es algo difícil”, concede tras 38 años en el cargo encadenando mayorías, primero con UCG, luego con Centristas de Galicia y posteriormente con el PP, como muchos otros regidores de la provincia.

María Pilar, profesora de primaria en un ayuntamiento vecino, asegura que nunca ha tenido sueldo del ayuntamiento en los casi 40 años que lleva al frente. “Yo siempre fui profesora, desde los 20 años a los 65 que me jubilé. Siempre pude compaginar ambos trabajos y creo que los niños no tuvieron queja, no les afectó que yo fuese alcaldesa. En el centro también me trataron muy bien, porque me dejaban tiempo para que pudiese atender mis asuntos”, explica.

¿Compensa ser alcalde?

En cuanto a la nueva norma, Pilar piensa que hay que buscar “un punto medio”. “Nadie puede venir a la política a enriquecerse y es cierto que hay algunos alcaldes de pueblos pequeños que tienen sueldos muy altos, pero hay muchos que no los tienen”, resume.

La rebelión de los alcaldes ha comenzado en Galicia. Esta semana, varios mandatarios del propio Partido Popular aseguraban que si el tijeretazo a la Administración local se llevaba a cabo habría que plantearse “abandonar la política”. Manuel Candocia, alcalde de As Somozas por el PP aseguró que “habrá que analizar si compensa ser alcalde”.

Más allá de la ideología política

Ante la presión, Feijóo optó por anunciar este jueves, tras el Consello de la Xunta que hará alegaciones a la norma. Este fin de semana el vicepresidente autonómico, Alfonso Rueda ha transmitido a los alcaldes el compromiso del Gobierno gallego de "intentar que el régimen local se adapte a Galicia", cuya realidad "no coincide con el régimen local en otras comunidades”.


Para ello, pretende "escuchar" a los alcaldes, tanto a través de reuniones como la realizada en Pontevedra en el marco de su partido, como a través de la Fegamp, argumentando que en la reforma de esta Ley influyen "cuestiones que trascienden las ideologías políticas”.

Feijóo y sus alcaldes

No es la primera vez que Feijóo tiene que lidiar con sus alcaldes por normas marcadas desde Madrid. El pasado año, en la recta final de su primera legislatura, Madrid empezó a plantearse las fusiones municipales y ya entonces se empezó a hablar de la limitación del sueldo de los alcaldes. Regidores destacados del PP amenazaron con no dedicar “tanto esfuerzo como el habitual” en la campaña de las autonómicas.

A dos años de las municipales, los grupos de la oposición saben que puede volver a recuperar el terreno perdido en el ámbito municipal en 2011, donde la mayoría de los municipios gallegos quedaron gobernados por la gaviota.

Críticas del PSdeG


El diputado socialista José Luis Méndez Romeu aseguró este sábado, en rueda de prensa, que la reforma local del Gobierno se traducirá “en la desaparición de 293 de los 315 ayuntamientos gallegos", con menos de 20.000 habitantes.

Méndez Romeu ha reprochado a los populares que, "lejos de la modernización y estabilidad" de las instituciones locales se opte por la "privatización" y la potenciación de estructuras "más obsoletas y anacrónicas" de la administración española, en alusión a las diputaciones.

Por último, ha recriminado la "farisaica" posición de Feijóo, al que ve "incapaz" de impulsar la modificación de una reforma legislativa contra la que "se levantaron" los alcaldes de su propio partido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad