Lonia, Inditex y Adolfo Domínguez se juegan millones en los Estados Unidos de Trump

stop

La preservación de las relaciones comerciales y el impacto sobre México son clave para la gran industria textil gallega; PharmaMar, que se revalorizó este miércoles un 7% en bolsa, puede ser la gran beneficiada del 'efecto Trump'

R. Rodríguez

El candidato republicano a las elecciones de EEUU, Donald Trump, en un mitin en Tampa (Florida). EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA
El candidato republicano a las elecciones de EEUU, Donald Trump, en un mitin en Tampa (Florida). EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA

en A Coruña, 10 de noviembre de 2016 (06:27 CET)

La victoria de Donald Trump en las elecciones a la presidencia de Estados Unidos estaba recogida por todos los analistas como uno de los factores de desestabilización de los mercados internacionales. El entonces candidato prometía medidas de proteccionismo económico, atemorizaba las relaciones comerciales con México y las relaciones humanas con los mexicanos. Aunque los mercados han reaccionado mejor de lo que se preveía, la incertidumbre sobre la política económica que desarrollará el nuevo presidente de EEUU abre horizontes diversos para las grandes empresas gallegas.

Norteamérica tiene una destacada importancia para la industria textil, del mismo modo que lo tiene México, que vio como su moneda se desplomaba tras la victoria del candidato republicano. Estados Unidos es para Inditex uno de los mercados con mayor crecimiento, según reconoció el propio Pablo Isla este verano. Allí cuenta la multinacional de Amancio Ortega con 71 establecimientos –68 de Zara y tres de Massimo Dutti--, seis filiales y una plantilla de cercana a los 5.400 trabajadores.

No hay pánico, solo incerteza

El riesgo que representa Trump para el sector textil y, en general, para las exportaciones, es la posibilidad de aplicar políticas proteccionistas que incidan en los precios. Los economistas quitan hierro al discurso de campaña del millonario.

"Si pones impedimentos a la entrada de productos, lo lógico es que también los haya luego a la salida, y Estados Unidos tiene una economía muy abierta, así que no lo veo", destacaba el economista Venancio Salcines, presidente no ejecutivo del consejo de administración de la Escuela de Finanzas y miembro de Grupo Colmeiro, en declaraciones a Europa Press.

En todo caso, la imposición de trabas a la importación no llegaría a corto plazo. E incluso cabe la posibilidad e que Trump sea "prisionero" del Congreso y el Senado, que, si bien están controlados por el Partido Republicano, evitarán que se ejecuten "ideas personales" que contravienen su ideario, augura el catedrático de Organización de Empresas, Jorge González Gurriarán.

Los Domínguez, expuestos al 'efecto Trump'

Inditex también tiene una fuerte presencia en México, con 338 puntos de venta y 14 filiales. América representa para la multinacional el 14,7% de su cifra de negocio.

Textil Lonia, la firma ourensana que gestiona Carolina Herrera y Purificación García, pesca en las mismas plazas. Los hermanos Domínguez operan en norteamérica con una sociedad domiciliada en Delaware, llamada Sociedad Textil Lonia Corp., con un capital superior a los 11 millones.

En Estados Unidos, donde aterrizó en 2003, cuenta con 25 puntos de venta de Carolina Herrera y uno de Purificación García. El mercado americano reportó a la compañía 62,3 millones de euros de ingresos en su último ejercicio.

Las dificultades de Adolfo Domínguez

Adolfo Domínguez, hermano de los fundadores de Textil Lonia, y líder de la cuarta empresa textil gallega por tamaño, gestiona varias sociedades en EEUU, pero en un correlato a la difícil situación de la compañía, también atraviesa dificultades en el mercado norteamericano.

Así, la sociedad Adolfo Domínguez USA Inc, con un capital superior a los 5,29 millones, acumula pérdidas superiores a los cinco millones en los dos últimos años. Su mercado fuerte al otro lado del charco es de manera destacada México, donde cuenta con 55 franquicias y 81 corners.

Pili Carrera es otra de las firmas gallegas con presencia en Estados Unidos.

PharmaMar, ¿la beneficiada?

Sobre el programa de Trump hay un sector claramente perjudicado, las energías renovables que poco interesan a un presidente escéptico con el cambio climático. Y un sector aparentemente beneficiado, la construcción, por los planes de infraestructuras del republicano, con mayor dotación inversora que la que preveía Hillary Clinton. Trump anunció rebajas del Impuesto de Sociedades, lo que debería ayudar a la aventura de las empresas gallegas al otro lado del charco.

En una posición favorable se ubica también a la industria farmacéutica. Trump tiene un menor interés que Clinton en poner freno a los precios de los medicamentos, lo que debería incidir en una menor regulación. Buena noticia para PharmaMar, volcada en Estados Unidos desde la autorización para la comercialización de Yondelis. La antigua Zeltia factura en torno a los 30 millones en el mercado norteamericano. Este miércoles se dio un homenaje en bolsa, creciendo un 7%.

Las exportaciones gallegas y Repsol

Galicia tiene en EEUU su séptimo mercado, con unas exportaciones que alcanzaron el año pasado los 613,7 millones. La industria agroalimentaria –Coren, Calvo, Martín Códax...--, el textil y el combustible son los principales productos que cruzan el charco desde suelo gallego con destino a norteamérica.

El caso de Repsol es especialmente destacado, con la venta de un 10% de la producción de la refinería coruñesa en el mercado norteamericano.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad