Llevar el tren al puerto exterior de Ferrol costará tanto como su construcción

stop

INFRAESTRUCTURAS

Ana Pastor, ministra de Fomento, en la presentación del nuevo helicóptero de Salvamento Marítimo

A Coruña, 24 de febrero de 2015 (00:00 CET)

De los excesos del cemento en los puertos sabe mucho Galicia. Y Ferrol no iba a ser menos. El recuperado proyecto para llevar el tren a la terminal de Caneliñas, al que con cierta desmemoria ha hecho referencia la ministra de Fomento, Ana Pastor, en su visita a la dársena, no desmerece en complejidad a otras multimillonarias obras portuarias planificadas en plena alegría precrisis, pero en gran medida ejecutadas durante la recesión. Y es precisamente el tren a la terminal de contenedores lo que ahora trae de cabeza a Fomento, ya que costará tanto como la primera fase del puerto; es decir, la de su construcción.  

Pasemos a los números oficiales. La inversión para conectar vía ferroviaria el puerto exterior de Ferrol asciende a 166 millones, de los que Fomento solicitará en breve unos 16 millones a Europa para comenzar a cofinanciar el proyecto. La ministra de Fomento se ha limitado a anunciar en Ferrol que a lo largo de 2015 estará finalizado el proyecto constructivo para dotar de ferrocarril a esta dársena, pero sin especificar ningún tipo de plazo para su puesta en activo.

Una inversión de 183 millones

El puerto de Ferrol fue planificado sin conexiones, es decir, sin tener en cuenta los accesos, ya fuera por vías de alta capacidad o tren, a pesar de su especialización en tráficos de contenedores y graneles sólidos. De eso ya hace unos cuantos años, el 2001. En 2007, cuando comenzó a operar y estuvo lista la primera fase, todavía no contaba con accesos dignos por carretera.

La inversión pública en el puerto exterior de Ferrol ha ascendido, desde el inicio y hasta la segunda fase, rematada el año pasado, a 250 millones de euros. De ellos, la primera fase, hasta hacerlo operativo y recibir el primer barco, un mercante procedente de China en septiembre de 2007, los fondos para poner en marcha se situaron en 183 millones de euros. Ahora, llevar el tren, para lo que todavía no hay fecha, costará algo menos de lo que supuso construir el puerto.

Los trabajos de construcción de esta segunda fase de la ampliación del puerto, en Cabo Prioriño, han consistido en la prolongación en 658,4 metros del muelle de ribera con 20 metros de calado y en la construcción, en perpendicular, de un muelle auxiliar de cierre de 147 metros de longitud, de calado variable y con posibilidad de dos atraques.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad