Llegan las herencias gratis: Galicia abre una "ventana temporal" para heredar sin pagar impuestos

stop

La exención de los primeros 400.000 euros que entra en vigor mañana, arranque del año electoral, puede quedar invalidada en pocos meses

Valeriano Martínez, conselleiro de Facenda, durante su intervención en el Parlamento

en A Coruña, 31 de diciembre de 2015 (01:40 CET)

A partir de mañana, los herederos directos no tendrán que pagar impuesto de sucesiones por los primeros 400.000 euros que reciban, que se suman así a la exención que ya se aplicaba a la vivienda habitual. Esta medida, anunciada por Feijóo al presentar los presupuestos de 2016 (año de elecciones autonómicas), será según los expertos en planificación financiera una ventana temporal que podrán aprovechar durante unos años las familias para transmitir sus bienes a los herederos sin pagar al fisco teniendo en cuenta que la ley gallega permite la herencia en vida a través de las figuras de la partición y la mejora. Auguran que en esta legislatura el Gobierno central hará cerrar esa ventana, en cuanto acate la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea que tacha de discriminatorio entre residentes y no residente el impuesto de sucesiones en España e insta a homogeneizarlo.

"Es una grandísima oportunidad para las familias gallegas en las que haya un patrimonio que se quiera dejar a los hijos o al cónyuge", valora Dositeo Amoedo, delegado territorial de EFPA (Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera) España en Galicia. Explica que la reforma fiscal que entra en vigor mañana "será temporal" porque la sentencia dictada por el Tribunal Justicia de la Unión Europea el 3/9/2014 insta a poner fin a la discriminación entre residentes y no residentes y acabar con las las grandes diferencias que existen entre comunidades autónomas. 

"No sabemos cuándo exactamente pero seguramente en la próxima legislatura se hará una legislación básica a nivel nacional y se un mínimo de impuesto de sucesiones", comenta, por lo que considera que mañana se abre "un periodo muy interesante para los contribuyentes gallegos". La regulación en España en el futuro obligará según los expertos al pago de un impuesto mínimo de entre el 5% y el 8% y a partir de ahí, será ascendente según el patrimonio. "Las comunidades autónomas tendrán que ponerse de acuerdo", concluye Amoedo, y añade que "iremos en línea con los países europeos para tener un impuesto de sucesiones más alto".

Oportunidad para transmitir la herencia en vida sin coste

Desde EFPA España subrayan que la particularidad de la norma gallega con los pacto sucesorios en vida (la partición y la mejora) permite a las familias aprovechar este momento de ventaja fiscal para transmitir sus bienes a los herederos directos sin coste. No se pagará nada por recibir la vivienda habitual (algo ya se aplicaba hasta el momento) ni tampoco hasta 400.000 euros. A partir de esa cantidad, pagarán el impuesto correspondiente solo por el importe que exceda. "Es un buen momento para sentarse con un planificador financiero y organizar qué parte se puede transmitir", recomienda Amoedo.

Desde que el presidente de la Xunta anunció la reforma, a mediados de octubre, las notarías gallegas no han parado de recibir consultas. "Hay mucha expectación", constata Gonzalo Freire, tesorero del Colegio Notarial de Galicia, que tiene su notaría en Betanzos. Los notarios han seguido dando fe de herencias de hasta 125.000 euros que ya no tributaban a día de hoy. Para las cantidades más importantes, los herederos (que tienen seis meses de plazo para liquidar el impuesto) están pendientes de las disposiciones transitorias que pueda contemplar la norma cuando se publique. De ello dependerá que se puedan acoger a la rebaja o no.

Más libertad dispositiva y menos recaudación

Gonzalo Freire considera que el efecto más importante de esta reforma será que los gallegos tendrán "más libertad dispositiva". Es decir, que podrán repartir la herencia de forma más desigual, favoreciendo a determinados herederos con importes más altos sin que ello suponga más carga fisca. "Hasta ahora, como la reducción era pequeña –hasta 125.000 euros- se pagaba más impuestos dejando la mayoría a un solo heredero", argumenta el notario. Comenta también que los pactos sucesorios son "muy frecuentes" en las notarías gallegas, ya que al tener el mismo tratamiento fiscal que la herencias son más ventajosos para el ciudadano que una donación.

La supresión del impuesto de sucesiones hasta 400.000 euros supondrá eximir del pago al 99% de los hijos, padres, abuelos, nietos o cónyuges que heredan, según la Xunta y el 1% restante pagará menos. Según el cálculo de la Consellería de Facenda se reducirá la recaudación se reducirá en 70 millones de euros. En 2014 ascendió a 234,8 millones. Seguirán tributando lo mismo, en cambio, las herencias de solteros sin hijos, que al no tener herederos directos quedan fuera de los beneficios fiscales de la Xunta. "En esos casos el pago de impuesto se va al 40% o 60% de la herencia recibida según el patrimonio y el grado de parentesco", explica Dositeo Amoedo.

Grandes diferencias entre comunidades

Facenda destaca que el objetivo de esta rebaja es "mantener íntegro el patrimonio familiar y la capacidad económica de la familia" y asegura que el cambio sitúa a Galicia "entre las comunidades autónomas con la tributación más baja en este impuesto". En la consellería ponen como ejemplo el caso de una persona de 35 años que hereda de su padre por valor de 500.000 euros, de los que 100.000 corresponden a la vivienda habitual del fallecido. 

En Galicia, la cuota líquida desde el 1 de enero de 2016 serán 50 euros, frente a los 36.630 que tendría que pagar en impuesto de sucesiones por la misma herencia hasta el día de hoy. La misma herencia implica el pago 78.172 euros en impuesto de sucesiones en Murcia, la más cara. Según detalla Facenda, en este ejemplo las cuota líquidas en el resto de comunidades, de forma ascendente son: 75 euros en Canarias, 687 en Cantabria, 781 euros tanto en Madrid como en La Rioja, 2.369 euros en Cataluña, 3.908 euros en Castilla La Mancha, 6.184 euros en Extremadura, 14.288 euros en Valencia, 23.875 euros en Aragón, 61.841 euros en Castilla y León, 69.545 euros en Baleares, 76.900 euros en Andalucía y 77.361 euros en Asturias.

Hasta ahora, un gallego podía llegar a pagar 22 veces más por heredar en Galicia que en Madrid, una de las comunidades en las que el impuesto de sucesiones estaba ya más rebajado, con una deducción del 99% en la cuota para descendientes y ascendientes. Según los expertos, en global (teniendo en cuenta todas las herencias y no sólo hasta 400.000 euros para herederos directos) las comunidades más baratas para heredar son Madrid, Cantabria y La Rioja y las más caras Murcia, Andalucía y Asturias, mientras que Galicia se sitúa en un término intermedio. El impuesto de sucesiones está totalmente transferido a las comunidades y se determina por la residencia habitual de la persona que fallece.

Las renuncias a herencias aumentaron un 277% desde la crisis

El cambio también puede frenar la renuncia a herencias, que se ha disparado desde el inicio de la crisis según el informe "Observatorio notarial de la realidad socioeconómica de los gallegos 2007-2014" del Consejo General del Notariado.

Si en 2007 se firmaron 544 renuncias en Galicia, en los últimos años el dato no ha parado de crecer, hasta las 2.049 de 2014. Es decir, un 23% más que el año anterior y un 277% más que antes de la crisis. En el mismo periodo las renuncias en el conjunto de España crecieron un 209%. Ahora se podrán evitar las renuncias motivadas por la falta de liquidez para pagar el impuesto, aunque la mayoría según los notarios se deben al miedo a heredar deudas.

El Consejo General del Notariado recuerda que "si las razones de renunciar a una herencia son las deudas del fallecido, el notario hará saber al ciudadano que se puede aceptar la herencia a beneficio de inventario y en este caso, el heredero sólo responderá de las deudas con lo que herede, y nunca con su propio patrimonio; es decir, el heredero no tendrá que hacer frente a las deudas con sus bienes particulares".

Con todo, la mayoría de herederos aceptan los bienes. Según aumenta el envejecimiento poblacional y las defunciones en Galicia, los notarios dan fe cada año de más herencias. En 2014 se realizaron 28.121 herencias, un 6% más que en 2013. El notariado consta un "crecimiento suave" en esta materia que ha sido constante año a año desde las 22.109 herencias que se gestionaron en 2007. El aumento fue del 27% en siete años. A día de hoy, se gestionan de media unas 7.000 herencias cada mes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad