Líneas públicas de crédito y desarrollo rural, las apuestas económicas de Besteiro

stop

El próximo secretario xeral del PSdeG cree necesario abrir vías para la participación pública en los sectores estratégicos de la economía gallega

José Ramón Gómez Besteiro | E.P.

10 de septiembre de 2013 (04:15 CET)

Equilibrio es una palabra clave para José Ramón Gómez Besteiro, el próximo secretario xeral del PSdeG. Equilibrio entre la Galicia rural y la urbana. “59.000 gallegos trabajan en el sector primario, solo un 1,4% de la población activa. Que las dos Galicias vuelvan a ser una”, proclamó durante los actos previos a las pioneras primarias del Partido Socialista gallego.

Y equilibrio social. Un objetivo y un deseo de Besteiro, que formula como antídoto al progresivo envejecimiento de la población gallega, a la desertización del rural, a los problemas para la inserción laboral de los jóvenes, de las mujeres y de los jóvenes formados, y a los desequilibrios en los servicios sociales y de atención a dependientes. “El equilibrio social es el factor de estabilidad más importante de un país. Cuando no hay, se acentúan las desigualdades y es imposible concentrarse en el desarrollo. Sin equilibrio social, el país cae”, dice el presidente de la Diputación de Lugo, que anunció este lunes que mantendrá su cargo en la corporación provincial tras ser nombrado secretario xeral de su partido.

Gómez Besteiro confía en el sector público. Cree que debe intervenir para potenciar los sectores estratégicos de la economía. Es una de las ideas que ha ido dejando en los numerosos encuentros mantenidos por las cuatro provincias gallegas con motivo de su candidatura a la secretaría general del PSdeG. Estas ideas todavía no constituyen un programa en materia de economía, ni se han presentado como tal, pero permiten comenzar a dibujar algunas de las propuestas que lleva bajo el brazo el nuevo líder socialista.

Diagnóstico

Lo primero es el análisis. A la hora de identificar problemas, el desarrollo de la economía rural ocupa una parte central en el discurso de Besteiro. En este caso, entendida como uno de los pilares del tejido productivo de Galicia y, por tanto, contrapunto a la especialización en comercio y servicios, "sectores en los que es muy complicado aumentar la productividad o generar valor añadido”. En esta clave se explica que el crecimiento económico esté tan relacionado con el empleo, algo que no ocurre en otros países europeos.

La solución es potenciar los sectores productivos. En este sentido, critica que Galicia invierta menos en innovación que la media española, porque “deriva en menos investigadores, menos laboratorios y menos patentes”. Al mismo tiempo, recuerda que la agricultura, la ganadería y la pesca, además de ayudar a hilvanar ese tejido productivo, “son actividades que fijan la población al territorio y son muy difíciles de deslocalizar”.

Mecanismos públicos de crédito

Besteiro apuesta por la internacionalización y la exportación, pero también en este aspecto detecta desequilibrios. Las empresas gallegas que exportan regularmente sus productos ronda las dos mil, de las que 1.200 están en Pontevedra; 600 en A Coruña; 181 en Lugo y el resto -200 aproximadamente- en Ourense.  El abogado y político lucense considera, en consecuencia, que la economía gallega que mira hacia fuera “no está generalizada”.

Aboga por “abrir vías de participación pública en sectores estratégicos” mediante una programa de desarrollo, “no con la cultura de la subvención”, aclara. Aunque no concreta cuáles serían estos sectores.

Otorga al sector público un papel activo como dinamizador de la economía. En este sentido, afirma que es necesario un compromiso real para garantir el acceso a la financiación “creando mecanismos públicos de crédito”. También propone bonificaciones fiscales para los inversores de proximidad y para las empresas innovadores y de economía sostenible.

Lluvia de ideas para el rural

Producción ecológica, cooperación entre ayuntamientos, explotación de la imagen de la marca 'Galicia', centrales de reservas y actividades complementarias para contrarrestar el carácter estacional del turismo rural... Son muchas las propuestas que ha enunciado Besteiro para la economía del rural durante las semanas previas a su elección como secretario xeral del PSdeG.

Ha reafirmado su apuesta por los cultivos biológicos, un sector que acumula una década de crecimiento sostenido. En los años de la crisis, el volumen de negocio ha pasado de los 10,6 millones de 2008 a los 22,7 de 2012.

Besteiro también propone incrementar la producción de sidra y el alquiler colectivo de parcelas para la producción de castaña. La Diputación de Lugo, que preside, ya realizó un proyecto de este tipo en el que se logró una producción de 15.000 toneladas de castaña.

Otras propuestas son el trabajo en red entre los ayuntamientos para optimizar recursos y ahorrar costes o el aprovechamiento de la imagen y marca de Galicia para la comercialización en el exterior de los productos.

Servicios sociales como fuente de empleo


En más de una ocasión, Besteiro criticó los recortes en servicios sociales y en la inversión en dependencia. Entiende que, además del servicio prestado a los ciudadanos, la Administración genera con los recursos públicos destinadas a estos conceptos empleos de calidad, estables y con capacidad para dinamizar el rural. “Los conocidos como empleos blancos son una de las profesiones de futuro de nuestro país. Con la puesta en marcha de la Ley de Dependencia se crearon en 2009 en Galicia 8.800 empleos”, afirmó Gómez Besteiro en uno de sus actos.

Política energética


No profundizó demasiado el presidente de la Diputación de Lugo en materia energética. Se refirió a ella en un acto con militantes del PSOE en Ferrolterra para demandar un marco estable, “que permita que las grandes empresas tengan un horizonte en el que puedan establecer sus líneas de competitividad y no seguir dando bandazos en la legislación sobre energía”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad