Leiceaga, un economista preparado para poner fin a los recortes

stop

Nadie pone en duda la capacitación del candidato del PSdeG, pero la situación interna de su partido, agravada por las primarias, y su falta de carisma pueden pasarle factura en las urnas

Fernández Leiceaga en el transcurso de una intervención parlamentaria | EFE

en A Coruña, 25 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

De colaborador de Emilio Pérez Touriño en la Xunta a candidato a la Presidencia. Este es el reorrido de Xaquín Fernández Leiceaga (Noia, 1961), un político veterano que se estrana como candidato después de ser elegido en un proceso de primarias que ha contribuido a agravar la división interna de su partido.

Este es uno de los frentes abiertos que tiene el candidato del PSdeG, al que se suman su falta de carisma y la amenaza del 'sorpasso' de En Marea. Respecto al primero, su equipo y sus allegados han conseguido que sus discursos, muy academicistas al principio, se volviesen más cercanos. El segundo no le preocupa tanto, ya que considera al PP como su verdadero rival y no otras formaciones situadas en el ámbito de la izquierda, de las cuales, eso sí, ha ido cuestionando su eficacia a medida que se aproxima el 25S.

Con un perfil ideológico que combina la socialdemocracia y el galleguismo, Leiceaga ha tratado de vender que el "cambio" en Galicia no sólo es "urgente", sino que es "posible", y que sólo de la mano del PSdeG será "razonable y sensato". Sus conocimientos en materia económica servirán para poner freno a las políticas privatizadoras y de recortes impulsadas por los gobiernos de Feijóo.

Andadura política

Leiceaga es consciente de la importancia de esta cita con las urnas, tanto por lo que supondrían para Galicia "cuatro años más" con el PP al frente de San Caetano, como para la renovación que habrá de acometer su partido una vez se celebre el congreso federal.

Economista de formación y profesor universitario en la USC, comenzó su andadura política en filas del Bloque y abandonó esa formación en 2002, cuando Beiras comenzó a ceder el protagonismo en la primera línea del nacionalismo en favor de Anxo Quintana. Al año siguiente ingresó en el PSdeG de la mano de Xosé Sánchez Bugallo, y también en el Ayuntamiento de Santiago, donde asumió las riendas de los departamentos de Economía, Hacienda, Transportes y Mercados.

os años más tarde se hizo con un escaño en el Pazo do Hórreo, en el que se mantuvo hasta 2012. Tras la derrota del bipartito fue nombrado portavoz parlamentario bajo el liderazgo de Pachi Vázquez, hasta que éste decidió reemplazarle por Abel Losada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad