Leiceaga rompe su silencio: "No tiene sentido cambiar a la gestora si no es para unir más al partido" 

stop

El portavoz parlamentario de los socialistas aboga por "integrar" a más sectores del PSdeG en la dirección provisional, para llegar en paz hasta el congreso; señala como prioridad dar voz a la militancia y definir el proyecto socialista para Galicia 

Fernández Leiceaga en el transcurso de una intervención parlamentaria | EFE

en A Coruña, 27 de noviembre de 2016 (19:34 CET)

A pesar de que algunos dirigentes socialistas, por ejemplo el alcalde de Vigo, Abel Caballero, señalaron a Xoaquín Fernández Leiceaga como uno de las principales responsables de los malos resultados en las elecciones gallegas, el portavoz parlamentario de los socialistas mantuvo un escrupuloso silencio sobre la situación interna del partido, con dos sectores claramente enfrentados y continuos reproches canalizados a través de los medios de comunicación.

Algunos de los primeros espada del PSdeG echaban de menos en este contexto que Leiceaga rompiera su silencio y tomara partido. Ha comenzado a hacerlo, en el tono moderado que lo caracteriza. En una entrevista en Radio Galega, ha admitido la posibilidad de que se produzcan cambios en la gestora gallega, encabezada por Pilar Cancela y un equipo de personas afines al ex secretario xeral, José Ramón Gómez Besteiro.

Recuperar la paz

Sin embargo, entiende que estos cambios deberían servir para "integrar a más sectores del partido", pues si solo sirve para mantener la división actual "no tiene sentido". La prioridad para Leiceaga es "transitar de forma pacífica e integradora" hacia el Congreso donde se elegirá la nueva dirección y "dar voz a la militancia".

"El futuro del PSdeG no debe construirse contra nadie", señaló cuando le preguntaron por Abel Caballero. "Todos hacemos falta", insistió. "Esto se resuelve con muchas conversaciones entre militantes, mucho debate y discusión para saber qué queremos ser y qué proyecto queremos para Galicia", señaló el portavoz paralmentario.

El modelo Touriño

Leicega recordó que "el PSOE tradicionalmente en Galicia tuvo líderes municipales sólidos, con mucha presencia. No quiero citar a nadie específicamente, pero todos recordamos en los años 80 y 90 ayuntamientos socialistas muy fuertes que proyectaban una imagen global del partido en Galicia", ha relatado, para luego apostillar que "esto tenía una limitación".

"Al lado de esto, y seguramente en parte por un efecto negativo de la hipertrofia de los liderazgos, no había posibilidad de construir una alternativa ganadora en Galicia", ha opinado Leiceaga, para luego precisar que esto fue así hasta que llegó el expresidente de la Xunta Emilio Pérez Touriño.

En este sentido, cree que hay que "recoger la experiencia de Touriño y ser capaz de hacer compatible liderazgos municipales sólidos que encarnen en la práctica municipal nuestro proyecto con la construcción de una alternativa en Galicia". "No es que supere esos liderazgos, sino que los integra", ha precisado.

"Todos somos interinos"

Respecto a su situación en el partido, apuntó que "no siente un problema de reconocimiento". "Tengo una trayectoria política larga en Galicia y era ya conocido antes de las elecciones. Yo me tomo la politica como una actividad provisional. Todos estamos interinos en esta actividad", explica Leiceaga, quien apunta que "las vitorias tienen muchos padres y las derrotas son huérfanas", pero que asume su responsabilidad en los resultados electorales.

Leiceaga defendió como "sensato y razonable" el acuerdo entre los socialistas vascos y el PNV, pues es "bueno" para "ligar al nacionalismo vasco a una senda de reforma de España que España necesita, pero dentro del marco constitucional".

También apuntó que Galicia tiene las características de una nación, pero entiende que para ser nación es necesario que la ciudadanía que la conforma se reivindique como tal y, a su juicio, este sentimiento es "minoritario" en la comunidad. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad