Las minas que busca Sacyr en Galicia ocupan más de 50.000 hectáreas

stop

Mineira de Corcoesto acapara la mayoría de los derechos mineros vigentes sobre oro e Incremento Grupo Inversor, los de wolframio

Protesta contra la mina de oro en Corcoesto

A Coruña, 17 de enero de 2015 (19:13 CET)

Sacyr ha puesto la mirada en Galicia, en concreto, en las minas de oro, cobre y wolframio, con la intención de aprovechar su alianza con Macquari Capital, el mayor financiador del mundo en el negocio extractivo, para hacerse con derechos de explotación en el territorio. La constructora, que operará a través de su filial Valoriza Minería, busca derechos mineros en curso o bien explotaciones o proyectos "paralizados"; en ambos casos, Galicia tiene de sobra.

No solo por la conocida mina de Corcoesto, el proyecto naufragado de Edgewater. En territorio gallego hay 41.384 derechos mineros solicitados, otorgados o en concurso para iniciar la búsqueda de oro. Si se suman a la cuenta los derechos sobre minas de cobre, el territorio minero apto para Sacyr se acerca a las 45.000 hectáreas; mientras que con las minas de wolframio se rebasarían ampliamente las 50.000, según se puede comprobar en el Censo Minero de Galicia.

La existencia de derechos de explotación o exploración no significa que se vayan a levantar proyectos. Una investigación minera puede determinar que la explotación de un filón no será rentable, por ejemplo. Pero sí que implica que los derechos están vigentes y que se puede pujar por ellos.

Mineira de Corcoesto y su 'exhaustiva' búsqueda del oro

Los derechos de explotación de oro otorgados en Galicia se corresponden íntegramente con el proyecto minero de Corcoesto. Pero a las 29 cuadrículas mineras que ocupaba la naufragada mina (812 hectáreas si se tiene en cuenta que la extensión de la cuadrícula en Galicia equivale a 28 hectáreas, según el Plan Sectorial de Actividades Extractivas), la filial de la multinacional canadiense Edgewater suma otras 7.000, si se cuentan los permisos solicitados sobre derechos mineros.

Se corresponden casi todos con las inmediaciones de la explotación en Corcoesto, a través del río Anllóns, y están identificados por el nombre Julia. En total solicitó permisos de investigación para 269 cuadrículas mineras, 7.532 hectáreas.

Estas cifras hacen que A Coruña se lleve la palma en cuanto a derechos mineros sobre oro. En Lugo, Goldquest Ibérica, una minera canadiense, ha solicitado un permiso de investigación sobre 396 cuadrículas, más de 11.000 hectáreas que se extienden por los municipios de A Fonsagrada, Baralla, Baleira y Becerreá, entre dos reservas de las biosfera.

Las empresas del cobre

Los derechos mineros que atañen al cobre se duplican en muchas ocasiones con los del oro. Los minerales de la sección C suelen encontrarse en el mismo territorio por lo que es frecuente que una exploración en busca de oro encuentre también cobre. De hecho, la propia Mineira de Corcoesto tiene permisos para extraer este material. Excluido el oro de la ecuación, habría todavía 2.128 hectáreas en proceso de tramitación para exploraciones en busca de cobre.

El principal agente en Galicia es la empresa coruñesa Minas Metálicas del Noroeste, vinculada al impulsor del proyecto minero de San Finx (Lousame), Joaquín Eulalio Ruiz Mora. Esta empresa se hizo con un permiso para investigar la presencia de plata, cobre, cinc y plomo en 1.792 hectáreas en la provincia de A Coruña. Ha solicitado además un permiso equivalente sobre otras 336 hectáreas.

El otro permiso de investigación otorgado para cobre y plata es, precisamente, para Glodquest, en los terrenos colindantes a los de la mina de oro. Son los derechos mineros identificados como Lago y Lago I.

El fin de Incremento Grupo Inversor

El gran proyecto de wolframio en la historia reciente de Galicia fue la reapertura de las minas de San Finx, que Incremento Grupo Inversor estuvo explotando con notables ayudas públicas. La empresa naufragó y entró en liquidación. Primero, porque no fue capaz de justificar las ayudas públicas que le había otorgado la Xunta, y después, cuando cayó en suspensión de pagos, porque no logró encontrar a un socio inversor. Controlaba más de 7.000 hectáreas entre concesiones y permisos de investigación.

Pero no es el único operador en Galicia. Oberón SA tiene a su nombre o en proceso de tramitación permisos sobre 6.300 hectáreas, mientras que Leitosa, la concesionario de la explotación minera del Monte Neme, conserva permisos de explotación sobre más de 800 hectáreas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad