Las Marchas de la Dignidad vuelven a tomar las calles

stop

TRAS EL 22M

Las Marchas de la Dignidad salen a la calle I EFE

29 de noviembre de 2014 (18:31 CET)

Pan, trabajo, techo y dignidad. Bajo este lema, miles de personas se han concentrado esta mañana en las capitales de provincia como preludio a la manifestación organizada en Madrid. Las Marchas de la Dignidad han vuelto a salir a la calle, como hicieron por primera vez el pasado 22 de marzo, en una gran movilización estatal que pone el punto y final a la semana de lucha organizada por multitud de colectivos.

Trabajadores sin empleo, familias que han perdido su hogar, jóvenes, afectados por las preferentes y profesionales de la sanidad o la educación pública, entre otros colectivos, han vuelto a protestar contra lo que definen una “crisis-estafa que está significando un gigantesco drama humano”. La misma que, según los organizadores, está provocando una situación de “emergencia social” para cientos de miles de personas.

'Ocupemos o Obradoiro'

En Galicia, la manifestación fue convocada por la Columna Galega de las Marchas de la Dignidad y respondieron a la llamada cerca de 7.000 personas, según los organizadores, que tomaron la santiaguesa praza do Obradoiro.

Además de representantes de formaciones políticas como AGE o Podemos, han marchado diversos colectivos sociales, como la plataforma Stop Desahucios, el grupo de afectados por el Amianto, trabajadores del Servicio Postal, del Sergas, e incluso de la empresa de cartón Lantero e Higos, que llevan 48 días en huelga contra el ERE que incluye más de una treintena de despidos.

Manifiesto

Roberto Vilas, el bombero de A Coruña sancionado tras negarse a participar en el desahucio de una anciana ha sido el encargado de pronunciar el manifiesto de la marcha. "Seguimos padeciendo una gran estafa provocada por el poder económico para mantener sus insultantes privilegios, una crisis usada como coartada por sus sicarios, los gobiernos europeos, que actúan como una mafia sin escrúpulos que no tiene reparos en cometer los crímenes que sean necesarios para mantener contentos a sus dueños", han denunciado.

"Nosotros, la gente del común, tenemos que seguir luchando contra estos criminales, porque no podemos consentir que nos roben lo que es nuestro", ha considerado antes de expresar que "no se puede permanecer callado mientras el Gobierno del Estado premia con casi 200 millones de euros a los bancos al tiempo que roba derechos en sanidad, educación, vivienda, trabajo, servicios de emergencia, pensiones y justicia".

De Atocha a la Puerta del Sol

Durante toda la mañana se han sucedido las marchas y concentraciones a lo largo y ancho del país. Aunque la gran movilización se reservaba para la tarde, con la capital como escenario. Por la mañana seis columnas procedentes de diferentes puntos de Madrid dirigían sus pasos hacia Atocha, punto de encuentro de miles de personas. Pasadas las cinco de la tarde, arrancaba la gran manifestación, cuyo recorrido finaliza en la Puerta del Sol, la que fuera zona cero del 15M.

El pasado 22M, un millón y medio de personas acudieron al llamamiento de concentración en Madrid. Ocho meses después, la fotografía se repite. Los asistentes han vuelto a pedir un empleo digno, una renta básica o la protección de unos servicios públicos y de calidad. Aunque en esta ocasión, los organizadores preveían sacar a la calle a cinco millones de personas en pro de una “sociedad de hombres y mujeres libres, una movilización contra un sistema, un régimen y unos gobiernos” que según sostienen en el manifiesto, no les representa.

Contra las políticas de la Troika

“Seguimos exigiendo que se vayan. Que se vaya el Gobierno del PP, y también todos los gobiernos que recortan y colaboran con las políticas de la Troika”, exigen las entidades adheridas a un manifiesto que también han apoyado varios partidos políticos. Entre ellos, Izquierda Unida, la CUP, Equo o Podemos.

Un mensaje unitario que este sábado ni la lluvia ha impedido que tome las calles de decenas de ciudades españolas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad