Las innovaciones antiterroristas de las ciudades avanzadas

Londres es una de las ciudades más vigiladas del mundo.

Barcelona, 24 de marzo de 2016 (01:00 CET)

El 11 de marzo en Madrid, el 7 de julio en Londres, el 13 de noviembre en París y el 22 de marzo en Bruselas. Cuatro atentados han sacudido Europa en el siglo XXI. Y siempre la misma pregunta: ¿Se pudo haber evitado? A las sofisticadas técnicas de lucha antiterrorista que emplean las fuerzas de seguridad se une un control cada vez mayor de las ciudades sobre el movimiento de los vecinos sospechosos. "Todos los artilugios que vemos en las películas de Hollywood ya existen", advierte Ignasi Errando, director de Internet de las Cosas en Cisco.

La mayoría de esfuerzos se centran en la prevención de riesgos. Compañías como Engie trabajan en la vigilancia y control a través de sensores en ciudades como París, donde opera más de 1.000 cámaras. Otras, como NEC añaden herramientas de reconocimiento facial al directo.

No sólo a partir del seguimiento de presuntos asaltantes se puede evitar los ataques. La firma francesa también provee servicios de control de multitudes, detección de calor –eficaz para identificar ciertos tipos de armas- y la consecución de imágenes en tiempo real a través de drones.

"Con este sistema se pueden anticipar una gran parte de los atentados de manera silenciosa", celebra Isabel Tejero, directora europea de Ciudades del Mañana, que presta servicio a otras 450 localidades. "Yo misma he presenciado como se detuvo a un hombre que estaba a punto de sacar un arma", ilustra. El riesgo cero es imposible. Sin embargo, ataques como el de la revista satírica Charlie Hebdo y el de la Sala Bataclán se darían más a menudo de no ser por la vigilancia.

Cuatro agentes frente a un sistema de cámaras

En la misma línea se expresó el pasado noviembre Fernando San Agustín, antiguo miembro del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) en una entrevista en TV3: "Tú puedes tomar todas las medidas de seguridad que quieras, pero es imposible prevenirlo todo".

Además, cifra en cuatro el número de agentes necesarios para realizar una vigilancia exhaustiva. Cuando no se dispone de tantos recursos –hay que ser selectivo, explica- se pasa a métodos informatizados como el seguimiento por la red de cámaras o la monitorización del vehículo del sospechoso.

Liderazgo israelí

En el ámbito de la seguridad terrorista, el sector reconoce el liderazgo de las empresas israelís, con años de experiencia debido a los ataques palestinos. International Security and Defense Systems (ISDS) es una de las firmas que trabaja en las principales ciudades del país y presta servicios a ciudades como México DF y Brasilia.

Desde la dirección establecen cinco estados de alerta: Monitoreo y detección, prevención y mitigación, preparación, respuesta y recuperación. Todo gestionado desde una oficina central que ejerce de Gran Hermano con un mapa que distingue los objetivos potenciales. Zonas turísticas, estaciones de tren, metro y aeropuertos son sometidas a una vigilancia especial.

Medidas concretas

Otro ejemplo es el de la india MIPL Security & IT Consultants. Desde la compañía presumen de haber convertido Nanden en la primera ciudad verdaderamente segura del país. Además de las cámaras estratégicamente colocadas, la tecnológica dispone de un sistema de altavoces para dar órdenes a todos los barrios de la ciudad desde el centro de vigilancia.

Todo aquello que se escape del control policial podrá ser notificado por la población a través de las 'alarmas del pánico' situadas en las zonas más concurridas de la localidad.

Vigilancia en eventos especiales

Pero, ¿qué hacer en casos extraordinarios, dónde debe extremarse la seguridad? ISDS es la empresa encargada vigilar los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro. Con un presupuesto de casi 1.970 millones de euros construirán los sistemas tecnológicos en las diferentes instalaciones de la mano de un séquito de start-ups israelís. "Junto a ellas desarrollaremos nuestros sistemas de video vigilancia y tráfico de masas", ilustró el vicepresidente de la empresa, Ron Shafran, en octubre.

Otro ejemplo es el de la Convención Nacional Republicana estadounidense en la que los afiliados escogerán a su candidato para las elecciones presidenciales de 2016. Fechada el próximo julio en Ohio, Cisco ya prepara un sistema de comunicación que implique a los oficiales de policía y los equipos de inteligencia para que puedan recibir y compartir vídeo en directo. La tecnológica establecerá hasta 14 niveles de seguridad según el rango del oficial que serán accesibles en smartphones y tabletas.

El debate de seguridad contra privacidad

Las grandes ciudades van encaminadas a ganar seguridad a costa de privacidad. Con cámaras y lectores de matrículas distribuidos por las principales vías, el debate está sobre la mesa. Pero no en todas las partes del planeta existe la discusión. En latitudes de Estados Unidos y Latinoamérica la preferencia es obvia.

En la mexicana Puebla, el índice de homicidios por cada 100.000 habitantes es sólo de siete. Un ratio por debajo de grandes urbes como Houston -10-, Chicago -15- y Washington -17-. Mientras el promedio nacional es de 16 muertes, un exhaustivo sistema de cámaras corona al destino como el más seguro de la nación. Eso sí, "para nosotros no existe el debate sobre la privacidad y la seguridad", analiza Juan José Cue, secretario de Innovación Digital.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad