Las guerras de PSOE y Podemos amenazan a los gobiernos de las mareas

stop

Podemos retira el apoyo a los barones socialistas más críticos con Pedro Sánchez; el choque interno en el PSOE, en Galicia y en España, marcará la relación con Compostela Aberta y Marea Atlántica, después del naufragio del bipartito en Ferrol

Xulio Ferreiro, Jorge Suárez y Martiño Noriega

en A Coruña, 27 de septiembre de 2016 (06:47 CET)

Si el proyecto a largo plazo que quiere Luis Villares para En Marea tiene como principal escollo los devaneos de Podemos, que copa la mitad de los diputados de la formación en el Parlamento pero están enfrentados entre sí; las mareas municipales que gobiernan en A Coruña, Santiago y Ferrol esperan con preocupación la resolución de la crisis del PSOE.

El batacazo electoral en Galicia y el País Vasco ha desatado una cascada de movimientos en las entrañas del partido, que tienen como centro de gravedad a Pedro Sánchez y a la convocatoria de primarias para elegir al secretario general el 23 de octubre y el posterior congreso en diciembre.

Combatir a Podemos

Dicho congreso precederá al que debe celebrarse en Galicia y que la presidenta de la gestora, Pilar Cancela, calcula que tendrá lugar en "enero o febrero", para elegir a la nueva dirección.

Las citas enfrentan a Pedro Sánchez con sus críticos, pero también a Pedro Sánchez con un sector de los socialistas que tiene como obsesión combatir a Podemos independientemente de que gobierno o no Rajoy. El primer enemigo es el que ha laminado sus votos. 

La relación con las mareas

El debate en España no es distinto en Galicia. La resolución del choque marcará el tono de la relación entre PSOE y las mareas municipales, así como el trato con En Marea. Las dos corrientes que conviven en el partido se evidenciaron en las primarias que enfrentaron a Xoaquín Fernández Leiceaga con Méndez Romeu.

Los partidarios de este último han pedido responsabilidades a la dirección y han restado legitimidad a Leiceaga, rechazando que sea la persona más adecuada para ejercer la portavocía en el Parlamento, como apuntó Carmen Gallego.

El permanente mar de fondo del PSdeG

Pachi Vázquez, Laura Seara o María Quinta han pedido públicamente a la gestora que asuma responsabilidades y tome decisiones. Pilar Cancela resolvió el asunto ante los medios con un "no es tiempo para la autoflagelación".

La gestora gallega, así como Xoaquín Fernández Leiceaga o Valentín González Formoso, presidente de la Deputación de A Coruña, espacio en el que mantiene una buena relación con Compostela Aberta, Ferrol en Común y Marea Atlántica, son más afines a los postulados de Pedro Sánchez.

Podemos mueve ficha

Si el ruido de fondo no es una novedad en el PSdeG, si que lo son los virajes de Podemos. La formación morada ha roto el pacto que sostiene el gobierno de Emiliano García-Page, uno de los barones más críticos con Pedro Sánchez, en Castilla-La Mancha. El mismo día, retiró el apoyo a Fernández Vara en Extremadura, otro de los críticos.

Pablo Iglesias desligó esta curiosa coincidencia de cualquier lectura sobre los pactos de gobierno en España, ya que Podemos lo justifica en el incumplimiento de los acuerdos por parte de los socialistas en cada comunidad. El secretario de organización, Pablo Echenique, resolvió el debate afirmando que los pactos están en "permanente revisión".

En los círculos de las mareas gallegas temen, sin embargo, que estas decisiones acaben provocando represalias en los gobiernos municipales. Todo dependerá de quiénes sean los vencedores y quiénes los vencidos en la cruzada emprendida por Pedro Sánchez.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad