Las fuerzas políticas aplazan el acuerdo para devolver la paz al Parlamento

stop

Pilar Rojo está dispuesta a dar marcha atrás si cuenta con la "colaboración" de los partidos

Protesta en la tribuna del Parlamento | Lavandeira (EFE)

01 de febrero de 2013 (15:17 CET)

Pilar Rojo parece dispuesta a dar marcha atrás. Su decisión de restringir el acceso de los invitados de los grupos políticos a la tribuna del Parlamento trajo consigo más incidentes, en lugar de, como pretendía, evitarlos. Tras una semana de declaraciones cruzadas y quejas de la oposición, la presidenta de la cámara se ha reunido con representantes de las fuerzas parlamentarias con el objetivo de enterrar el hacha de guerra.

No ha servido el encuentro para llegar a un acuerdo concreto, pero sí para acercar posturas. AGE, BNG y PSOE han celebrada la voluntad de diálogo de Rojo, e incluso, su predisposición a “rectificar”, según manifestó el portavoz nacionalista Francisco Jorquera. Ninguno de los grupos parlamentarios que conforman la oposición al PP en la cámara tolerará que se mantenga el veto a los invitados, por lo que se mantendrán a la espera de una propuesta de Rojo que permita cerrar definitivamente la fractura que la propia presidenta provocó.

Colaboración para mantener el orden

Por su parte, el compromiso de Pilar Rojo es doble. Articulará una propuesta para debatir en la Xunta de Portavoces en la que, previsiblemente, retirará o suavizará el derecho a veto que se había reservado para controlar el acceso de invitados a la cámara.

A cambio, la presidenta del Parlamento pide la "colaboración" de los grupos parlamentarios para cumplir con su cometido y mantener el orden en las sesiones.

Insumisión

La reunión ha servido para firmar una tregua en una semana repleta de incidentes en el Parlamento gallego. La restricción del acceso a la cámara de los invitados provocó la indignación de los grupos de la oposición, que escenificaron con un plante en el debate de los Orzamentos de la Xunta. En ese pleno, trabajadores de Navantia invitados por AGE y BNG pudieron acceder a la tribuna del hemiciclo provocando la suspensión de la sesión.

Rojo convocó a los portavoces para cortar esta dinámica, después de que desde las tres fuerzas políticas --AGE, PSdeG y BNG-- le pidieran insistentemente que rectificara y declararan su insumisión a la medida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad