Las consellerías 'sociales' perdieron casi 500 millones en cuatro años

stop

La Xunta proclama los presupuestos más sociales de su historia ya que el 78% del gasto se dedicará a educación, sanidad y servicios sociales

Elena Muñoz presenta el proyecto de presupuestos para 2014

20 de octubre de 2013 (04:04 CET)

Los responsables de las llamadas 'consellerías sociales' --Cultura e Educación, Traballo e Benestar y Sanidade-- han visto como los recursos de su departamento mermaron año tras año. En la comparativa con el ejercicio de 2011, el segundo año de Núñez Feijóo como presidente de la Xunta y en el que se registró el mayor recorte en las cuentas del Gobierno gallego (1.103 millones menos respecto a 2010), el dinero que manejan estas tres consellerías, vinculadas por sus competencias a la cohesión social, se redujo en 486 millones. Pasaron de operar con 6.757 millones a disponer para 2014 de 6.271. Sin embargo, desde la Xunta celebran cada año el gasto social de los presupuestos que elaboran.

Son las paradojas de la crisis económica. Las partidas destinadas al gasto social tienen cada vez más peso en los presupuestos, pero la cuantía final desciende irremisiblemente. La culpa la tiene un descenso de 2.190 millones desde las cuentas del último año del bipartito en la Xunta con respecto a los presupuestos de 2014. Hay menos dinero para repartir y el gasto social no se salva de los recortes.

De esta manera, el peso del gasto en Educación, Traballo y Benestar y Sanidade ha crecido porcentualmente desde el 68,2% del gasto total que dejó el bipartito en su último año en San Caetano, hasta el 78% que promete el proyecto de presupuestos para 2014, entregado este sábado al Parlamento. Sin embargo, en el tránsito, se han perdido casi 500 millones de euros.

55 millones menos

El dato sirve para el debate. La conselleira de Facenda, Elena Muñoz, volvió a proclamar que los presupuestos de 2014 serán “los más sociales de la historia de la Autonomía”, una frase que también pronunció hace casi un año en relación a los presupuestos del año en curso. Se basa en el porcentaje de gasto que absorben las tres consellerías, que ha aumentado en 2,5 puntos desde 2011, del 75,5% al 78% previsto para el próximo año.

Sin embargo, las partidas vuelven a bajar. La Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria tendrá 20,9 millones de euros menos, lo que equivale a un recorte del 1,9%. En realidad, mitiga la caída respecto a los presupuestos de este año, en los que tuvo un 4,3% menos que en 2012.

Traballo e Benestar sufrirá un recorte del 1,9% (este año fue del 1,6%), por lo que dispondrá de 13,9 millones menos. Sanidade se mantiene más o menos estable, pero es otra de las perjudicadas. La partida desciende un 0,6%. Equivale a 20,7 millones menos, casi lo mismo que Cultura y Educación aunque la caída porcentual sea menor.

Echando la vista un año más atrás, hasta 2011, Sanidad cuenta con 148 millones menos, Educación, entonces diferenciada de la Conselería de Cultura y Turismo, 125 millones menos, y Traballo y Benestar 213 millones menos. El balance es de casi 500 millones menos desde los presupuestos de 2011, que marcaron la línea de austeridad y control del déficit público seguida por Feijóo y que parece que cambiará de rumbo a partir de 2015, si las previsiones se cumplen.

¿Dónde se recorta?

Elena Muñoz matizó que el descenso en los presupuestos de estas consellerías, 55 millones menos para el próximo año,  afectan principalmente al “gasto corriente” y de “funcionamiento”, y que siguen siendo los departamentos que “más peso tienen” en las cuentas de la Xunta.

Contra las críticas, --la oposición rechazó en bloque el proyecto de presupuestos-- destacó en la presentación de los presupuestos varias partidas sociales que mantienen o incrementan su gasto. Es el caso de de la Dependencia, que pasará a contar con 278,2 millones, 2,2 más que este año; la renda de integración social (Risga), que tendrá 39,7 millones, 7 más; y el gasto en comedores escolares, que aumenta algo menos de un millón de euros hasta situarse en los 28,8 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad