Las concesiones de Itínere en Galicia: Aznar hasta 2047 y la Xunta hasta 2045

stop

El grupo, participado por Abanca, tiene a Autoestradas de Galicia entre sus negocios más rentables

Redacción

La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de Audasa, Juan Carlos López Verdejo | EFE
La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de Audasa, Juan Carlos López Verdejo | EFE

06 de septiembre de 2014 (15:48 CET)

Galicia está atada a Audasa hasta 2047, después de que el Gobierno de José María Aznar ampliase la concesión de la AP-9. La ministra de Fomento, Ana Pastor, no perdió la oportunidad de recordar que no fue ella la que determinó semejante plazo, para justificarse ante la lluvia de críticas por los atascos que se produjeron durante el verano en los puestos de peaje y por el continuo incremento en las tarifas.

Pero la AP-9 no es el único vial que gestiona el grupo propietario de Audasa, Itínere, en Galicia. Hay otros dos, de titularidad de la Xunta, y que ostentan prolongadas concesiones. A través de Autoestradas de Galicia, Itínere gestiona la AG-57, que une las localidades de Puxeiros y Baiona, y la AG-55, entre A Coruña y Carballo. El acuerdo para explotar estas vía fue fijado por la Xunta hasta 2045, es decir, expira dos años antes que la concesión de la AP-9.

Problemillas


Itínere, del que Abanca es segundo accionista con un 23,8% del capital (heredado de Novagalicia), se ha librado en los últimos tiempos de reveses respecto a sus otras autopistas gallegas, sobre todo, si lo comparamos con la tormenta generada alrededor de Audasa, con la Xunta reclamando el traspaso de la titularidad a Fomento y el departamento tutelado por Ana Pastor analizando con lupa el servicio.

Pero lo cierto es que hace solo año y medio, el Gobierno gallego puso una multa de 1.200 euros diarios a la concesionaria de la AG-55 y la AG-57 por retirar el cobro manual y hasta que solucionase dicha deficiencia.

Rendimiento para Itínere


Autoestradas de Galicia reporta beneficios a la matriz año tras año, pese a ir perdiendo poco a poco facturación, por el descenso de usuarios. Así, en 2013 aportó un resultado positivo de 2,4 millones, el año anterior de 1,5 millones y en 2011 de 4,2 millones. Al gestionar dos vías de titularidad autonómica, no se han visto envueltas en la subida de peajes que, por ejemplo, afectó a la AP-9. Al contrario, en 2013 se mantuvieron prácticamente congelados, con un ligero descenso del 0,1%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad