La Zona Franca pedirá a Hacienda su primera ampliación desde 1947

stop

El Consorcio prevé aumentar su superficie empresarial en casi un millón de metros

Teresa Pedrosa, observada por Abel Caballero y Núñez Feijóo | EFE

19 de enero de 2014 (23:47 CET)

El Consorcio de la Zona Franca de Vigo cursará en los próximos meses la primera solicitud de autorización para ampliar el espacio en el que goza de un régimen aduanero especial desde que fue oficialmente creada en el año 1947. La delegada del Estado en la entidad, Teresa Pedrosa, estima que la petición supondrá la futura adscripción a este régimen tributario singular de cerca de un millón de metros cuadrados. Esta superficie es la tercera parte del área útil del llamado puerto seco de Salvaterra-As Neves, situado a 30 kilómetros de Vigo y que estaba llamado a ser desde 1999 el mayor polígono empresarial de la comunidad autónoma.

El proceso está ya en marcha por varias vías. Están constituidas tres comisiones de trabajo, tanto técnicas como políticas. En paralelo, un bufete de asesores especializados está redactando el documento que garantizará la seguridad jurídica de la nueva zona empresarial bajo las condiciones especiales de zona franca. Estos recintos funcionan, en síntesis, bajo la ficción de que no forman parte de la UE y que, por tanto, no están sometidos al régimen tributario ni aduanero de forma equivalente al resto de sociedades mercantiles. Junto a esto, la facilidad de trámites para importaciones y exportaciones de mercancías es otra de sus ventajas.

Proyecto de 100 millones

Mientras que el trámite con Hacienda no se prolongará más allá del próximo verano, el proyecto de ampliación de la nueva zona franca se pretende materializar sobre una parte importante de la superficie existente, de 4,2 millones de metros cuadrados. El proceso lleva ritmo de mastodonte en su tramitación y ha acumulado ya un coste de 100 millones de euros del erario público, destinado principalmente a las expropiaciones. Zona Franca, la Autoridad Portuaria de Vigo y la Xunta de Galicia han inyectado dinero en un proyecto que se ha revelado tan costoso como inoperante hasta la fecha, pero que parece estar empezando a cambiar de rumbo.

La delegada del Estado aseguró a Economía Digital que “en este momento no tenemos ni un metro de zona franca disponible y parece necesario habilitar este espacio para proyectos empresariales nuevos o en crecimiento”.

La Zona Franca de Vigo, una de las cinco que existen en España, tiene en este momento más competencia externa con otras administraciones publicas y entidades privadas a la hora de ofrecer suelo empresarial de calidad, y querría explotar sus propias singularidades aduaneras ante un creciente aumento de la oferta de terrenos a bajo precio para la instalación de industrias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad