La Xunta sigue autorizando parques en plena rebelión del eólico

stop

El complejo de Pico Seco prevé una inversión de 35 millones en Lalín, Dozón y O Irixo

Francisco Conde y Alfonso Rueda en la inauguración de un parque eólico en A Pobra | EFE

20 de junio de 2014 (20:33 CET)

La Xunta ha dado luz verde a un nuevo parque del concurso eólico, el quinto en lo que va de año. La autorización llega en un momento de agitación para el sector después de que el Gobierno aprobase el nuevo marco retributivo para las renovables, publicado este viernes en el BOE. Los recortes de la reforma energética mantienen en pie de guerra al eólico, pero el Gobierno gallego sigue con su plan de reflotar el reparto de megavatios.

La última autorización corresponde al parque de Pico Seco, que contará con nueve aerogeneradores que suman 27 megavatios y producirán casi 91.300 megavatios por hora al año, lo equivalente al consumo anual de más de 22.000 hogares. Está situado en los ayuntamientos pontevedreses de Lalín y Dozón, y en el ourensano de O Irixo, y prevé una inversión de 35 millones de euros.

El quinto en seis meses


Tras cuatro años de parón en el concurso eólico, la Xunta ha autorizado cinco parques en los últimos meses, justo después de poner en marcha un paquete de medidas que pretenden allanar el camino a las empresas adjudicatarias, convencidas de que el actual marco retributivo impedirá que las explotaciones sean rentables y, por tanto, partidarias de guardar la ropa antes de endeudarse y levantar las instalaciones.

Antes del de Pico Seco, la Xunta autorizó los parques eólicos de Acival, Mondigo, Faro y Cernego. Entre todos suman 129 megavatios. El Gobierno gallego avanzó que los planes industriales asociados al concurso eólico generan ya 700 millones de inversión en la comunidad, y casi 1.400 puestos de trabajo. Asimismo, por medio del polémico canon eólico se han recaudado más de 91 millones de euros destinados a los municipios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad