La Xunta rescata con siete millones las autovías de O Barbanza, Salnés y Celanova

stop

Aumenta hasta los 20,8 millones la cantidad que abona por el peaje en sombra para evitar la quiebra de los viales

Inauguración de las obras de la Autovía de O Salnés con el Gobierno bipartito

A Coruña, 26 de diciembre de 2014 (19:33 CET)

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, informó este viernes de que en 2015 el Gobierno gallego abonará siete millones más por los peajes en sombra de las autovías de O Barbanza, O Salnés y Celonova. Se trata de las cantidades que abona la administración autonómica para compensar a las empresas que explotan los viales en cuestión en base a su número de usuarios. El mandatario autónomico ha reconocido que con esta inyección trata de evitar la quiebra de las concesionarias, un hecho que supondría un pago de 189 millones de euros.

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras calculaba que a finales de 2015 se pagarían unos 13,9 millones de euros en base a los peajes en sombra de estas autovías. Sin embargo, el batacazo de las tres infraestructuras en cuanto a tráfico (hay un 40% menos de vehículos de los previstos) ha hecho que la Xunta opte por aboar 20,8 millones de euros.

Un 40% menos de los vehículos previstos

De esos siete millones aproximadamente que deberá abonar a mayores la Xunta, 3,4 millones se corresponden con la autovía de Celanova (con un 46% menos de tráfico de lo esperado); seguida de los 2,9 millones de O Barbanza (con un descenso del 42%); y los 1,8 millones del vial de O Salnés (40% menos de tráfico), en base a cifras aproximadas. Según prevé la Xunta, cuando las autovías dejen de estar en riesgo de quiebra, el incremento de tarifa dejará de estar en vigor.

Feijóo ha explicado que se van a adaptar los criterios de concesión de las tres autovías gallegas a los niveles de tráficos reales que se produce en ellas, puesto que de media registran un tráfico "un 40% inferior al que se previó en los contratos de adjudicación" y apunta que "hay que asumir" los pagos "estrictamente firmados" en su momento.

De este modo, ha justificado que "si no se sube el peaje en la sombra la responsabilidad patrimonial es que se tienen que rescatar esos viales", lo que supondría 189 millones en concepto de responsabilidad patrimonial --82 millones para la concesionaria de O Barbanza; 64,5 millones para la de Celanova; y 42,5 millones para O Salnés--.

La quiebra cuesta 115 millones

En concreto, la Xunta aumenta el peaje en sombra de estas tres autovías al constatar que la diferencia entre el tráfico que existe y el previsto en los contratos supone un riesgo real de quiebra de las concesionarias.

Asimismo, Feijóo remarca que supone "desbloquear" 115 millones de euros comprometidos en los presupuestos de la Xunta durante el tiempo de vigencia de las concesiones en el caso de que se llegase al umbral máximo de contratos, mientras se mantienen sin peaje directo para los usuarios.

Dado que se paga por cada vehículo que pasa por esas autovías y los tráficos están por debajo de lo previsto, "se va a ahorrar 114 millones", pero eso también implica que la Xunta "tiene que compensar" para llegar al mínimo garantizado, que supondrá siete millones más al año para las tres autovías en su conjunto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad