La Xunta reordena el mercado de suelo industrial para evitar la fuga de empresas

stop

Xestur Galicia comienza a operar en enero con una cartera de 2,4 millones de metros cuadrados en parcelas

Agustín Hernández | PPdeG

24 de diciembre de 2013 (01:56 CET)

Proceso terminado. La Xunta ha completado la reestructuración de las sociedades Xestur que operaban en cada provincia gallega y que pasan a formar parte de una única entidad, Xestur Galicia, operativa a partir del próximo año. La nueva sociedad comercializará 2,4 millones de metros cuadrados de suelo empresarial y tendrá en su junta de accionistas al Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS), con un 74,6%; la Consellería de Facenda, con el 17,77%, la Diputación de A Coruña, con un 4,05%; la Diputación de Lugo, con un 2,22%; la Diputación de Ourense, con un 1,02%; y la Diputación de Pontevedra, con un 0,34%.

La previsión del Gobierno gallego es que la nueva estructura, con una única entidad en lugar de cuatro, permita ahorrar 4,8 millones de euros al año. Pero, más importante que rebajar los gastos, será medir la capacidad de la nueva sociedad, el principal promotor de suelo industrial de Galicia junto al Consorcio Zona Franca de Vigo, para reactivar un mercado en declive. A pesar de la caída en los precios de los últimos años, la demanda siguió estancada y la fuga de empresas hacia Portugal, primero, y Ponferrada después, ambas con parcelas más económicas, continuó. Por ello, la Xunta ha lanzado, en paralelo, una política de incentivos, con rebajas de hasta el 20% en el precio de las parcelas.

Fuga de empresas

La evolución del mercado de suelo empresarial en Galicia, según muestra un estudio de junio pasado de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), tiene dos etapas diferenciadas en la última década. A partir del año 2.000, los precios se dispararon debido a la falta de terrenos en el entorno de las principales industrias de la comunidad como Citroen. En Vigo y A Coruña, algunas parcelas llegaron a alcanzar un valor de 500 euros el metro cuadrado y, en el caso de las naves, se acercaba a los 1.200 euros.

Sin embargo, entre 2009 y 2013, los precios se desplomaron, con descensos entre el 25 y el 50%, sin lograr reactivar la demanda, mermada por la falta de crédito y la crisis económica. El deterioro del mercado provocó la paralización de parques industriales con algunos casos sonados por el número de parcelas desocupadas, como el parque empresarial de Vimianzo, el de Porto de Molle (Nigrán) o la plataforma logística de Monforte, entre otros.

Dice Fegein que los precios continuaron siendo elevados para las pymes, que prefirieron optar por mejores ofertas como las del polígono de Valença do Minho, en Portugal, con un 90% de empresas gallegas, o el parque de Ponferrada.

Incentivos

Este es el escenario en el que nacerá Xestur Galicia. El conselleiro de Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, reconoció que el interés empresarial “está en un nivel muy bajo” en sintonía con la situación económica del país. Apela, sin embargo, a la política de incentivos puesta en marcha por la Xunta para rebajar el precio y atraer a más empresas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad