La Xunta recortará más a los funcionarios que menos cobran

stop

Los sindicatos aseguran que la reducción salarial incumple el principio de proporcionalidad

Protesta en la Escola Galega de Administración Pública

24 de diciembre de 2012 (00:01 CET)

La proporcionalidad que esgrimió la Xunta para justificar un nuevo recorte en el salario de los funcionarios está en entredicho. El Gobierno gallego anunció esta semana un reducción media del 4% en la retribución de los trabajadores públicos de la Administración autonómica. La medida se aplicará sobre el complemento específico, único componente del sueldo sobre el que puede actuar la Xunta. Tanto la conselleira de Facenda, Helena Muñoz, como el vicepresidente del Ejecutivo, Alfonso Rueda, insistieron en que la reducción salarial sería proporcional. “El mayor esfuerzo se va a pedir a aquellos con las retribuciones más altas y será sensiblemente menor para los demás”, en palabras del propio Rueda.

La proporcionalidad se cumple en los extremos. Funcionarios de alto nivel del grupo A (licenciados) perderán más que los trabajadores del grupo C2 (graduado escolar). Sin embargo, las matemáticas empiezan a fallar cuando se aplican a la clase media. Un puesto de jefatura de sección tendrá un recorte mayor si quien lo ocupa es un administrativo --con un recorte del 5,53%-- que si es un persona del cuerpo superior --con un recorte del 4,65%--. La paradoja se debe a que el complemento específico sobre el que se aplica la reducción no depende estrictamente de la base salarial asignada a cada categoría de funcionario, sino del nivel del puesto que desempeña en la Administración pública.

Más paradojas

Todos aquellos funcionarios que ocupen un puesto del mismo nivel –como un jefe de sección-- sufrirán un recorte equivalente al complemento específico asignado a dicho nivel, independientemente de su salario base. Y aquí volvemos a las contradicciones. Un subalterno, como un conserje de instituto, sufrirá un recorte del 4,89%, “superior a cualquier puesto base de un licenciado (grupo A1), superior a un letrado de la Xunta, y similar a un jefe de servicio de libre designación”, todos con un sueldo base mucho mayor, según asegura Fernando García, secretario nacional de CIG-Autonómica.

Esto se aplica a todos aquellos funcionarios que ocupen un mismo 'nivel', escala que determina los complementos por el puesto de trabajo. En estos casos, cuánto mayor sea el sueldo base, menor será el recorte. Y también se aplica a aquéllos de categoría inferior con un complemento salarial alto, que sufrirán una rebaja más notable que funcionares base de categoría superior. Volviendo al conserje de instituto, su rebaja salarial del 4,97% no estará muy lejos de la de un subdirector general del grupo A1 (licenciados), que será de un 5,97%.

O rebaja salarial o reducción de personal

La CIG también ha afirmado que las dos únicas alternativas que maneja la Xunta para reducir gastos de personal e iniciar el camino hacia el objetivo de déficit público son la rebaja salarial o el despido de trabajadores. Las movilizaciones que emprenderán los sindicatos para reclamar que cesen los recortes se producirán en este complicado escenario.

El Gobierno gallego no está dispuesto a renunciar a los 125 millones que ahorrará gracias a la rebaja salarial. Y los sindicatos están molestos porque se sienten engañados, después de que Núñez Feijóo anunciará antes de las elecciones que no pediría ningún esfuerzo más a los funcionarios. El recorte se anunció justo antes de las vacaciones de Navidad, con la esperanza de hasta la entrada del nuevo año se enfríen los ánimos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad