La Xunta estudia recurrir la sentencia del Prestige porque “nadie paga” los costes de la catástrofe

stop

Feijóo lamenta el “linchamiento” contra López Sors y dice que las responsabilidades políticas quedaron dirimidas en las urnas

14 de noviembre de 2013 (17:17 CET)

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha confesado su “decepción” por el hecho de que “nadie pague” los gastos ocasionados por la catástrofe del hundimiento del Prestige. Por ello, ha remarcado que su Gobierno estudia si cabe recurso de casación contra la sentencia hecha pública este miércoles, para lo que tiene un plazo de cinco días, al tiempo que ha incidido en que continúa abierta la vía civil.

Lo ha manifestado tras absolver la Audiencia Provincial de A Coruña al capitán del Prestige, Apostolos Mangouras; al jefe de máquinas del buque, Nikolaos Argyropoulos, y al exdirector general de la Marina Mercante José Luis López-Sors de los delitos contra el medio ambiente que se les imputaban. Sólo el primero ha sido condenado a una pena menor de nueve meses de prisión por un delito de "desobediencia grave".

Decepción de la Xunta

Preguntado al respecto tras presidir el Consello de la Xunta, Feijóo ha proclamado que, una vez que la Justicia ha determinado que los acusados no tienen responsabilidad penal, "a Galicia le interesa quién paga" el coste económico de la tragedia. Un coste, que el fiscal llegó a cuantificar en más de 4.400 millones de euros.

No en vano, se ha mostrado convencido de que "la inmensa mayoría" de la sociedad gallega siente "decepción" --"compartida" con su Gobierno -- tras saber "que ni la clasificadora, ni la aseguradora, ni el armador del petrolero van a pagar" por permitir que "una chatarra flotante" navegase con "una sustancia tóxica" que causó un accidente "con enorme coste" para España y sus ciudadanos, que lo afrontaron con sus impuestos.

Responsabilidades políticas

En cuanto a las responsabilidades políticas que exigen partidos de la oposición, ha asegurado que "entiende, pero no comparte" su preocupación. "Nosotros no buscábamos el linchamiento político de un director general que se encuentra con una chatarra flotante en un enorme temporal", ha alegado, para añadir que la sentencia evidencia, además, que dicho "linchamiento político" contra López-Sors fue "un linchamiento injusto".

En la misma línea, ha esgrimido que las responsabilidades políticas y quedaron "suficientemente" dirimidas en las urnas. "Tras once años han quedado ventiladas varias veces", ha remarcado, en alusión a las distintas citas electorales que hubo en Galicia durante este periodo.

Pleito perdido en EEUU

"Me someto a las sentencias, ¿cómo no me voy a someter al resultado de las urnas?", se ha preguntado el presidente gallego, antes de subrayar que la sentencia defiende "con claridad" la actuación de los responsables de Marina Mercante en el momento de alejar el barco.

A renglón seguido, ha agregado que "la pregunta" que habría que hacerse es "cómo es posible" que el Estado español perdiese en 2008 en Estados Unidos "el pleito fundamental" contra la clasificadora, a la que reclamaba una compensación millonaria.

“Que alguien pague”

Así las cosas, se ha reafirmado en que "lo que interesa a Galicia en este momento es quién paga esto" y ha insistido en que la Xunta no sólo evalúa si presenta o no un recurso de casación contra la sentencia que se dio a conocer en el undécimo aniversario del hundimiento del petrolero, sino que la vía civil sigue abierta.

Al respecto, ha recordado que el Gobierno gallego ha cobrado 56 millones de euros y le quedarían pendientes en torno a 2,5 millones, aunque España "sólo cobró un pequeño porcentaje".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad