La Xunta entrega las armas: carpetazo al dique flotante de Navantia

stop

Conde asegura que no se puede construir si incumple la normativa europea y recuerda que la prioridad es conseguir contratos

Redacción

Francisco Conde, conselleiro de Economía; Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta; Ramón Aguirre, presidente de la SEPI, y el ex alcalde de Ferrol, José Manuel Rey | EFE
Francisco Conde, conselleiro de Economía; Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta; Ramón Aguirre, presidente de la SEPI, y el ex alcalde de Ferrol, José Manuel Rey | EFE

06 de agosto de 2014 (13:54 CET)

Ha sonado como un punto y final vestido con palabras dulces. Lejos de plantear alternativas para levantar el dique flotante de Ferrol una vez que Bruselas tumbó el planteamiento presentado por el Gobierno central, la Xunta ha guardado as armas, lo que equivale a situar la infraestructura muy abajo en la lista de prioridades para los astilleros de Ferrolterra.

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, afirmó que ni Navantia ni el Ejecutivo pueden afrontar su construcción si ello trae como consecuencia un incumplimiento de las ayudas de Estado. “Tienen que ser absolutamente garantistas, no solo con el cumplimiento del veto sino, especialmente a partir de 2015, con cualquier actuación que suponga un incumplimiento de las normativas europeas”.

Así lo expresó Conde, pidiendo que no se arriesgue con presentar un proyecto que pueda contravenir el derecho comunitario y conllevar sanciones. Y lo hizo sin plantear salida alguna al naufragio del dique flotante. Lean ustedes entre líneas.

El ‘plan B’ no existe

El conselleiro, en cambio, prefirió mirar hacia otros caminos. Recordó que cuando se planteó la construcción del dique flotante Navantia no tenía ningún contrato y que ahora cuenta con cuatro que duplican la inversión que necesitaría la construcción del dique.

Así que las líneas de futuro para la Xunta pasan por impulsar l política comercial de Navantia para conseguir contratos, potenciar el área de reparaciones y diversificar su actividad productiva, poniendo en valor las instalaciones tanto de Fene como de Ferrol. Pero el futuro no pasa por el dique flotante. Blanco y en botella.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad