La Xunta dice que “no puede tomar medidas en Pescanova”, a pesar de ser accionista en una de sus filiales

stop

Rosa Quintana obvia la participación del 9,6% que Sodiga tiene en Frinova

Rosa Quintana

24 de abril de 2013 (22:05 CET)

La conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, declaró este miércoles en el Parlamento gallego que, en el caso de Pescanova, no se le puede pedir a la Xunta “que tome medidas donde no tiene posibilidad de hacerlo”. Tras una pregunta del socialista José Ramón Val, Quintana aseguró que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tiene que tomar las decisiones convenientes sobre la empresa tras la presentación de las cuentas relativas a 2012.

Sin embargo, la conselleira obvió en esta respuesta que la Xunta también es una de las afectadas colaterales por la crisis de Pescanova. Xesgalicia, la sociedad gestora de entidades de capital riesgo del Gobierno gallego, a través de Sodiga, es accionista de una de las filiales del grupo pesquero: Frinova.

Frinova

Esta sería una de las filiales que, supuestamente, podrían haber servido al grupo para articular un endeudamiento al margen del balance de la compañía. Sodiga controla un 9,6% de Frinova.

De hecho, esta es una de las filiales cuya estructura se modificó semanas antes de la presentación del preconcurso de acreedores y cuyo consejo de administración fue eliminado para contar con Pescanova como administrador único.

A la espera del concurso


En el Parlamento, Quintana insistió en que, en estos momentos, la Xunta espera que se designe “al mejor administrador concursal para que la empresa siga siendo gallega y solvente”.

Así contestó al diputado José Ramón Val, que sacó a colación un artículo del consejero Alfonso Paz-Andrade en el que deslizaba ciertas críticas a la “tibia” actitud de la Xunta y el Gobierno central con respecto a la crisis de Pescanova.

Paz-Andrade

“Las autoridades nacionales y autonómicas, con una actitud tibia y descomprometida, se alejan de la esencia de un problema económico de máxima magnitud. Como ejemplo, destacar la insolencia inicial de la conselleira de Pesca, Rosa Quintana, que a preguntas de los periodistas, declaró que de Pescanova sabía lo que leía en la prensa. No nos parece la conselleira una aplicada lectora, aunque sí en otros tiempos complaciente receptora del cálido sabor que producen los congelados”, aparece en el editorial llamado Pescanova, solución posible, que fue publicado esta semana por Industrias Pesqueras, publicación dirigida por el propio Paz-Andrade.

“En el ámbito parlamentario gallego no todo ha sido un despropósito. Reseñamos el respeto que nos merecen dos intervenciones públicas: la del portavoz del PP, Pedro Puy Fraga, con su habitual y equilibrada coherencia, y la del líder de Anova, Xosé Manuel Beiras, con su habitual y desequilibrada coherencia. Del resto de portavoces parlamentarios no hemos escuchado nada digno de resaltar”, añaden en el artículo de Industrias Pesqueras.

“Trabajo constante”


Quintana insistió en que el Gobierno gallego “sigue en su línea, que es el trabajo constante y diario”, y remarcó que cada uno tiene su responsabilidad. Por su parte, el diputado socialista acusó al Ejecutivo de “estar instalado en el inmovilismo”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad