Heriberto García, responsable de Vivenda e Solo, preside el consejo de administración de Xestur / Xunta

La Xunta destina otros 25 millones a su gestora de suelo industrial en pérdidas

stop

El Gobierno mueve 25,1 millones a golpe de ampliaciones y reducciones de capital para equilibrar a su gestora de parques empresariales, Xestur

en A Coruña, 28 de marzo de 2018 (05:00 CET)

Prosigue la dinámica de inyección de fondos públicos en Xestur, la gestora de suelo industrial del Gobierno gallego. La sociedad que controla parques empresariales como los de A Sionlla, Carballo, Morás o Mós llegó en situación de insolvencia a las manos de Feijóo, una herencia del bipartito. Una década después y tras la reestructuración que aplicó en 2013 Agustín Hernández con la fusión de los Xestur provinciales quebrados, la empresa pública continúa quemando dinero.

El Gobierno gallego, que controla la mayoría accionarial a través del Instituto Galego de Vivenda e Solo, ha ejecutado otra ronda de ampliaciones y reducciones de capital en la empresa. Se producen reiteradamente desde la fusión, bien para evitar la causa de insolvencia por los números rojos de Xestur, bien para atender a los compromisos de deuda adquiridos.

Dos ampliaciones por más de 16 millones

En esta ocasión, la Xunta ha movido 25,1 millones, mediante una reducción de capital de 8,7 millones y dos ampliaciones, de 12,6 millones y 3,8 millones. La previsión del Gobierno gallego, como quedó reflejada en los presupuestos para este ejercicio, era realizar una inyección de 12,5 millones que permitiese atender a las amortizaciones de deuda, enteramente contraída con Abanca y situada en torno a los 130 millones. El resto de movimientos irían encaminados al reequilibrio patrimonial y a la capitalización para acometer inversiones en determinados proyectos. La zona residencial del Ofimático en A Coruña es uno de ellos.

Pero Xestur arrastra además el problema de las reiteradas pérdidas de explotación. En 2016, cuando la Xunta inyectó otros 30 millones en la gestora, cerró con números rojos de 10 millones. La previsión para 2017 era de unas pérdidas de casi 12 millones, mientras que para el presente ejercicio se esperan otros 10 millones en números rojos.

Los esfuerzos de Ethel Vázquez por rebajar los precios de las parcelas a base de bonificaciones para incrementar la cifra de negocio mejoró el rendimiento de la gestora, si bien conllevó ventas prácticamente a pérdidas. Se ofrecieron descuentos de hasta el 50%, forzados en parte por la competitividad de los parques portugueses, muy próximos y más baratos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad