La Xunta delega en las inmobiliarias la venta del suelo industrial público

stop

Además de comercializar parcelas, pondrán en marcha un proyecto conjunto para ofertar naves a autónomos a bajo precio

Agustín Hernández | PPdeG

18 de enero de 2014 (23:04 CET)

El Gobierno gallego continúa buscando fórmulas para romper con el estancamiento que arrastra desde hace años el mercado de suelo industrial. En 2012, la Xunta anunció un paquete de incentivos para rebajar el precio de las parcelas una media del 15% , mientras que a finales de 2013 culminó la integración de los cuatro organismos provinciales Xestur en una sola entidad, Xestur Galicia. La nueva sociedad, controlada por el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) y participada también por la Consellería de Facenda y las cuatro Diputaciones, tiene en cartera 2,4 millones de metros cuadrados en parcelas y necesita buscarles salida.

Para esta misión contará con nuevos aliados. En el primer trimestre del año, el IGVS prevé cerrar un convenio con diversas agrupaciones y colectivos de empresas inmobiliarias gallegas para que se encarguen de comercializar parte del suelo empresarial de titularidad pública, informan fuentes empresariales. Atiende así a una vieja demanda del sector inmobiliaria de cara a abrir vías de colaboración y encontrar una salida en el mercado a las parcelas atascadas durante años en los Xestur provinciales.

Naves ‘lanzadera’ para autónomos


Junto a este acuerdo, también se pondrá en marcha un proyecto a tres bandas que pretende habilitar en los parques industriales pequeñas naves a bajo precio destinadas a autónomos. El IGVS recoge una propuesta de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) para construir naves lanzadera de unos 200 metros cuadrados en suelo empresarial público.

El objetivo es ofertar estas estructuras a autónomos para que puedan acceder a espacios más pequeños y precios más reducidos. Actualmente, la nave más accesible tiene un mínimo de 500 metros cuadrados y cuesta alrededor de 1.200 euros al mes. La nueva propuesta, en cambio, pretende rebajar más de la mitad el tamaño y el precio. Los alquileres estarían entre los 275 y 400 euros y se ofrecería una opción de compra a lo cinco años, con precios entre los 52.000 y 65.000 euros.

Lista de demandantes

En el proyecto inicial, el papel de la Xunta se limitará a ceder la parcela para levantar las naves y a la financiación. En el estudio de Fegein, se estimaba un coste de 500.000 euros para la construcción de 8 naves adosadas de 120 y 180 metros cuadrados.

Las inmobiliarias se encargarán de la comercialización y de contactar con otras empresas privadas para que monten la estructura. Es precisamente esta parte la que resta por concretar, ya que la intención del proyecto es ofrecer un producto low cost para emprendedores, lo que requiere que los precios de la nave no se disparen.

La venta o alquiler se realizará a través de una lista de demandantes, en un modelo similar al de las Viviendas de Protección Oficial.

Solucionar problemas

Esta doble colaboración, que debería tomar forma este año, es la primera respuesta clara a las demandas de las inmobiliarias al Gobierno gallego en torno al suelo industrial, recogiendo las ideas del alquiler con opción a compra y de las naves lanzadera para autónomos.

La propia Fegein viene demandando desde hace tiempo una rebaja sustancial en el precio del suelo para evitar la deslocalización de empresas, que encontraban tarifas más asequibles en polígonos vecinos, como el de Ponferrada o el de Valença do Minho.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad