La venta de la AP-9 genera una tormenta política

stop

La Xunta exige que la concesionaria pase "a manos solventes" y el PSdeG reclama de nuevo el traspaso de la titularidad de la vía

Tramo de la AP-9 en el Puente de Rande

en A Coruña, 12 de julio de 2016 (17:24 CET)

La nueva vuelta de tuerca a la propiedad de la concesionaria de la Autopista del Atlántico deriva en tormenta política. La Xunta garantiza las obras en ejecución en la AP-9 aunque cambie de propiedad pero exige que esté "en manos solventes", mientras que los socialistas reclaman la transferencia de la titularidad de la vía, una reclamación que fue unánime en el Parlamento pero a la que se opone Fomento.  

La conselleira de Infraestruturas e Vivenda, Ethel Vázquez, ha afirmado este martes que las obras de la AP-9 que se encuentran en ejecución están "garantizadas" aunque se produzca un cambio de propiedad de la autopista, al tiempo que ha exigido que, en todo caso, "esté en manos solventes que garanticen tanto el mantenimiento como la calidad de los servicios".

La propuesta de compra

Así ha respondido a los periodistas acerca de la oferta que Globalvía, compañía de concesiones de infraestructuras controlada por tres fondos internacionales, ha presentado a Sacyr, Abanca y Liberbank para comprar la participación del 45,1% que suman en la concesionaria de autopistas Itínere, que gestiona seis concesiones de autopistas del norte de España, entre ellas la AP-9.

La conselleira ha subrayado que la Administración autonómica "desde luego estará atenta a esas operaciones" sobre la Autopista del Atlántico, ya que es "la columna vertebral del litoral gallego, donde reside el 60% de la población". Además, ha asegurado que la Xunta seguirá "velando y vigilando la calidad del servicio y solicitando la transferencia de la titularidad".

Las opciones socialistas

El candidato del PSdeG a la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha reclamado la transferencia de la AP-9 a la Xunta para "reducir los peajes", ya que opina que las razones del Ministerio de Fomento al respecto "no son convincentes". Así lo ha señalado, en rueda de prensa, con motivo de su visita al grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de A Coruña para recoger demandas de la ciudad de cara a introducirlas en el programa electoral para las elecciones autonómicas.

"Creemos que en este momento lo que se impone es cumplir un mandato unánime del Parlamento de Galicia, que es transferir la AP-9 a la comunidad autónoma", ha señalado Fernández Leiceaga, que considera que las razones del Ministerio de Fomento "no son convincentes", ya que "se puede transferir sin ninguna dificultad".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad