La última alcaldía del PP en una ciudad gallega, en el aire

stop

El pleno del Concello de Ourense debate este lunes la reprobación de Jesús Vázquez a propuesta de Democracia Ourensana, que lidera la oposición

Jesús Vázquez, alcalde de Ourense | EFE

en A Coruña, 07 de febrero de 2016 (18:56 CET)

Este lunes se celebra el pleno para debatir la reprobación del alcalde de Ourense, el ex conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, que gobierna en minoría. La propuesta fue registrada el pasado jueves por el primer partido de la oposición, Democracia Ourensana, que desde la investidura del regidor que Núñez Feijóo llevó a la Cidade das Burgas prometió ponérselo difícil.

Pérez Jácome, su portavoz, dijo que el objetivo de la moción es "poner etiqueta" y "definir" al alcalde en una sesión para informar a los ciudadanos de que "es muy mal gestor" y que "no cumple las mociones y presupuestos en tiempo y forma".

La oposición no lo ve claro

No está claro que Jácome vaya a encontrar apoyo en el resto de fuerzas de la oposición. El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento ourensano, Ángel Vázquez Barquero, ya había comentado el pasado martes que no hablarán hasta la cita plenaria. Ourense en Común, la marea ourensana, criticó la iniciativa de Democracia Ourensana.

"Si Gonzalo Pérez Jácome y Democracia Ourensana quieren en verdad abrir el debate sobre el carácter vinculante de las mociones plenarias que lo haga de forma seria, instando a modificar el reglamento y aportando enmiendas", expresó en un comunicado.

El portavoz, Martiño Xosé Vázquez, insistió en que la reprobación "sólo debe llegar" cuando la gestión del alcalde sea "ineficiente" o "ataque directamente los intereses de los vecinos".

Jesús Vázquez se defiende

El alcalde Jesús Vázquez, por su parte, apostó por una convocatoria inmediata en beneficio de la "gobernabilidad" de la ciudad. "No temo ni mociones ni reprobaciones", aseguró el regidor, quien no descartó que la moción forme parte de una estrategia política de DO para forzar al PSOE a pactar una moción de censura contra su mandato.

Y es que el PP, con 10 ediles, gobierna en minoría el Ayuntamiento de Ourense, frente a los ocho de Democracia Ourensana, seis del PSdeG y tres de Ourense en Común. Esta relación de fuerzas hace difícil para los populares sacar adelante los presupuestos del Concello y, sobre todo, el Plan Xeral de Ordenación Municipal, que sigue desde hace años sin aprobarse.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad