La Sareb cederá más viviendas a la Xunta pero 'pasa' de las mareas

stop

El 'banco malo' calcula que mantiene más de un millar de inmuebles en Galicia mientras el Ejecutivo autonómico y partidos como Marea Atlántica o Compostela Aberta le reclaman un uso social para las casas vacías

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen (centro), junto con dos de sus directores.

en A Coruña, 12 de junio de 2015 (05:01 CET)

La Xunta creará un catálogo de viviendas vacías en Galicia que servirá de base para negociar con las entidades financieras y con Sareb un uso social de los inmuebles. La iniciativa supone para Feijóo subirse al carro de las reivindicaciones de grupos como Compostela Aberta o Marea Atlántica, que apelaron a la responsabilidad social de los bancos ante el drama que viven los ciudadanos afectados por los desahucios y que incluyeron en sus programas incrementos de impuestos para las viviendas vacías en manos de la banca.

¿Pero qué sucede con el llamado banco malo? La entidad que preside Jaime Echegoyen calcula que tiene algo más de un millar de viviendas sin dueño en Galicia. La cantidad exacta es difícil de estimar debido a los créditos que heredó Sareb de las entidades financieras. En suelo gallego se situarían un 5% del total del Estado, en torno a 1.600 millones, que se van transformando desde la abstracción monetaria en activos concretos. La Xunta ha asegurado que abrirá de inmediato un proceso de diálogo para que parte de las propiedades de Sareb y los bancos cubran el realojo de las familias "con mayor riesgo", un eufemismo para hablar de las personas que han perdido su hogar o están a punto de hacerlo.

Un millar de viviendas

Sareb está abierta a ese diálogo, aunque advierte que sus casas vacías en suelo urbano gallego son escasas. El cálculo de sus inmuebles surge de una extrapolación de los datos estatales y es, por tanto, una aproximación. En Galicia se sitúan un 3,2% de sus activos inmobiliarios, es decir, en torno a 3.300 unidades entre suelo, oficinas, hoteles y viviendas. Del total de los activos, el 47% son viviendas, lo que dejaría en la comunidad más de 1.500. Sin embargo, en Galicia hay más suelo que inmuebles, por lo que esta cifra es, con seguridad, algo inferior.

Aún así, tanto el Gobierno gallego como las mareas harán fuerza para que la mayor parte se destine a un uso social. Hay un precedente claro. La propia Sareb ya cedió 50 viviendas para alquiler social a la Xunta, pero con cierta polémica, puesto que en Aragón cedió 80 y en Cataluña la cifra ascendió hasta las 600. En la entidad se escudan en que respecto al volumen de activos que recibió de la banca, mucho mayor en Cataluña, Madrid, la costa levantina y Andalucía; el porcentaje cedido en suelo gallego es mayor al del resto de comunidades.

Los municipios negociarán a través de la Xunta

En todo caso, según aseguraron fuentes de Sareb a este medio, el acuerdo con la Xunta se ampliará y se añadirán más inmuebles para destinarse a un uso social. Las mareas que lleguen al Gobierno, como puede suceder en los municipios de Santiago, A Coruña y Ferrol, tendrán que tener como interlocutor a San Caetano. Los planes del banco malo pasan por establecer convenios con los Ejecutivos autonómicos, algunas entidades sociales y con los gobiernos de las grandes ciudades, entre las que estarían Madrid o Barcelona, pero no A Coruña o Santiago. Sareb no cierra la puerta a que puedan darse este tipo de acuerdos en el futuro, pero por una cuestión de operatividad, en estos momentos, ni se contempla dicha posibilidad.

También es singular la manera en la que la entidad cede sus viviendas sin uso. Son los Gobiernos autonómicos los que informan de sus necesidades o de las zonas en las que se detecta una emergencia social importante. La Sareb evalúa entonces sus activos y ofrece aquellos que pueden encajar con la problemática para comercializarse con un alquiler social.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad