La salida a bolsa de Aena dinamita los planes de coordinación de los aeropuertos gallegos

stop

La necesidad de atraer a los inversores centrará los esfuerzos del ente en lograr que las terminales en pérdidas, como las de la comunidad, regresen a beneficios

Mostradores de facturación en Lavacolla

23 de octubre de 2014 (23:37 CET)

El proceso de privatización parcial de Aena se va completando poco a poco mientras que cada vez hay más actores que creen que este nuevo escenario echará por tierra la pretendida coordinación de los tres aeropuertos gallegos. La inminente salida a bolsa del 28% del capital de la compañía obliga a la misma a presentarse como una opción de inversión atractiva, por lo que la mejora de los números de cada aeropuerto será fundamental y centrará todos los esfuerzos.

En la actualidad, Aena cuenta con 15 aeropuertos en positivo y sus previsiones pasan por lograr un beneficio bruto de explotación de 1.700 millones de euros este ejercicio. Las tres terminales gallegas están en el saco de las que arrojan números rojos, aunque estos se redujeron un 35% en conjunto con respecto a 2012.

Pérdidas

El año pasado, Lavacolla perdió 10,65 millones de euros; Peinador 8,59 millones y Alvedro se quedó con 4,77 millones en negativo. La deuda de los mismos ronda los 700 millones de euros. Casi la mitad corresponde al aeropuerto de Santiago, que arrastra los gastos de la construcción de la nueva terminal.

Aunque el inicio de la cotización de Aena en bolsa se espera para la segunda semana de noviembre está previsto que este viernes, el ente aeroportuario entregue el folleto de la OPV a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

¿Coordinación paralizada?

En medio de esta situación, y con las cifras en la mano, diversas voces temen que los intentos de coordinar los vuelos de los tres aeropuertos gallegos queden, directamente, en agua de borrajas. “No se sabe mucho de este proceso privatizador. Se acabará por colocar hasta el 49% de la compañía, pero creemos que seguirá aumentando en el futuro hasta dejar sin margen de maniobra al ámbito público. En esa situación hay que tener en cuenta que hay aeropuertos deficitarios y no sabemos en qué condiciones se van a mantener”, explica el parlamentario socialista Abel Losada.

El diputado añade que en este caso, los últimos intentos por parte de la Xunta y Fomento de retomar el diálogo entre los tres aeropuertos y sus ayuntamientos para coordinar la oferta de vuelos ha quedado “en mera propaganda”.

Un año sin noticias

Hace aproximadamente un año se dio a conocer un informe elaborado por Aena sobre la situación y propuestas para los tres aeropuertos gallegos que planteaba la posibilidad de centrar el tráfico de los aeropuertos de A Coruña y Vigo en los viajes de negocio y reservar para Santiago los de carácter turístico internacional. Así lo manifestó el secretario de Estado de Transportes, Rafael Catalá, que compareció tras la reunión del Comité de Coordinación Aeroportuaria de Galicia, en la que también participaban los alcaldes de las tres ciudades, así como representantes de la Xunta y de Aena.

La realidad es que pasado más de un año poco se sabe acerca de la materialización de la estrategia de coordinación diseñada, y el proceso privatizador de Aena no hace pensar que ahora mismo sea una prioridad. “La coordinación de los tres aeropuertos no está paralizada ahora como momento especial, nunca ha estado realmente en marcha. No se puede poner de acuerdo a las tres terminales si los alcaldes negocian por separado ayudas con las aerolíneas”, opina Justo Pérez, presidente del comité de empresa de Alvedro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad