La querella contra Baltar escenifica el fin de la boina

stop

El juez llamará a declarar al exbarón ourensano, investigado por un supuesto delito de prevaricación continuada

Manuel Baltar junto a su padre, José Luis Baltar

07 de enero de 2013 (23:13 CET)

El juez Leonardo Álvarez, titular del juzgado número 1 de Ourense, ha admitido a trámite la querella contra José Luis Baltar por un supuesto delito continuado de prevaricación en la contratación de personal para la Diputación. El expresidente del ente provincial tendrá que responder ante el magistrado por un centenar de contratos efectuados en 2010, en concreto, en las semanas previas al congreso del Partido Popular que finalizó con la ascensión de su hijo, Manuel Baltar Blanco, a la presidencia del partido en la provincia, tomando su testigo en el cargo.

La admisión de la querella interpuesta por la Fiscalía de Ourense, supone un nuevo golpe judicial para el PPdeG, después de la imputación hace sólo unos días del alcalde de Santiago, Ángel Currás, en el marco de la Operación Pokemon.

Imagen de partido

Precisamente, lo que más temen los populares es el deterioro de la imagen del partido. Más allá de eso, la retirada de Baltar Pumar de la política activa hace un año, los exime de otro tipo de decidiones. "Yo ya estoy inhabilitado por mí mismo", resolvió hace unos días el barón ourensano, cuando le preguntaron por el caso.

Sin embargo, la admisión a trámite de la querella es también un duro golpe para el baltarismo, que en los últimos años vivió una serie de enfrentamientos con la dirección regional del PP gallego y, concretamente, con el presidente Alberto Núñez Feijóo.

Enfrentado a Feijóo

La culminación de esas tensiones fue precisamente el congreso provincial de 2010 en el que Manuel Baltar sucedió a su padre como presidente del PP ourensano. Feijóo no apostaba por la sucesión y presentó a un candidato oficialista: el alcalde de Verín, Juan José Jiméndez Morán. Ganó Baltar, y para muchos esa fue la última gran batalla que libró la boina y el birrete. El sector más populista y apegado a tierra de PP, contra el más moderno y preparado.

Ahora se produce una investigación oficial sobre la contratación de personal en las fechas previas al congreso y, para muchos, la acción judicial da a la dirección regional del PP un aire de revancha. En las declaraciones hechas estos días en Santiago, ningún popular ha puesto la mano en el fuego por Baltar. "Hay que dejar a la Justicia actuar", se han limitado a decir.

Manuel Baltar

La investigación de la Fiscalía partió de una denuncia tramitada por los socialistas por la presunta contratación irregular de 115 personas en la Diputación de Ourense. El PSOE valora ahora la posibilidad de ampliar esa denuncia a las contrataciones hechas por el actual presidente de la Diputación, José Manuel Baltar Blanco, que también en este organismo acabó por suceder a su padre. “Continúa el mismo modus operandi que su progenitor, poniendo en la Diputación a hijos de alcaldes y responsables de las mancomunidades a cambio de la colocación en esos ayuntamientos de personas afines al PP”, advirtieron. 

Entre los populares no preocupa esta posibilidad. Según reconocieron a Economía Digital fuentes del partido “las prácticas dudosas en la contratación de personal pertenecen a una época concreta, gobernase quien gobernase y con independencia del color político. Las pautas de contratación, por ejemplo, en el Gobierno socialista de la ciudad de Ourense han sido muy similares a las de la Diputación. Pero en el caso del nuevo presidente, Baltar Blanco, no ha habido ningún tipo de contratación que se le pueda cuestionar”, indican.

El baltarismo sigue fiel

El baltarismo, muy enraizado en la provincia de Ourense (el llamado "granero de votos" del PP), es consciente de que la situación a la que se enfrenta Baltar Pumar es complicada, pero sacan hierro al asunto. “Todos los partidos están tocados. La valoración de la política por parte de los ciudadanos está en niveles mínimos y es inevitable que este tipo de procesos genere más desapego. Pero esto nos ha afectado a todos, incluso al propio alcalde de Ourense, que está imputado en la Pokemon”, explica el alcalde de Barbadás, José María Freire Couto.

Por el momento, el juez Leonardo Álvarez llamará a declarar al barón ourensano, así como a un grupo de jefes de servicio del ente provincial y a nueve de las personas contratadas en el periodo investigado. El auto judicial no determina la fecha para las comparecencias.

Todos los juicios ganados

La sombra de la corrupción siempre estuvo presente en los años de mandato de José Luis Baltar en Ourense. Sin embargo, no es la primera vez que se enfrenta a un proceso judicial. De todos salió airoso.

Hace pocos meses ya se enfrentó a una denuncia presentada contra él en la Fiscalía Anticorrupción. El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce archivó el caso por “falta de precisión" de la demanda, que fue presentada de forma anónima y en la que se adjuntaban tres dosieres con documentos sobre los negocios de Baltar y su patrimonio.

El "cacique bueno"

En 2009, otra denuncia del PSOE lo acusaba de haber cambiado el voto de una pareja de ancianos. Así lo había asegurado él en una entrevista. Sin embargo, la denuncia no prospero. La pareja había muerto y el delito, de existir, ya había prescrito hacía tiempo.

Curiosamente, el barón ourensano, representante de una política ligada al populismo, capaz de autodefinirse como "el cacique bueno", vivirá su órdago judicial una vez retirado de la contienda política.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad