La privatización de Aena amenaza a Lavacolla, Peinador y Alvedro

stop

El PP se compromete a defender su viabilidad, mientras PSOE, AGE y BNG sostienen que se verán seriamente afectados por su condición de “menos rentables”

Mostradores de facturación en Lavacolla

19 de junio de 2014 (17:26 CET)

Los grupos de la oposición en el Parlamento gallego –PSOE, AGE y BNG-- han alertado este jueves de que la privatización de Aena afectará a los aeropuertos gallegos por su condición de “menos rentables”, a lo que el PP ha asegurado que defenderá su viabilidad.

En comisión parlamentaria, el diputado de AGE Antón Sánchez ha defendido una proposición no de ley para pedir a la Xunta que defienda ante el Gobierno "el carácter público" de Aena, convencido de que su privatización en un 49% supone permitir a las empresas "un saqueo" del patrimonio público.

Alarma de la oposición

Sobre todo, ha proseguido, dado que Aena lleva cuatro años siguiendo un plan de saneamiento que ha permitido que obtuviese beneficios durante los dos últimos. "Este año, de 715 millones de euros", ha remarcado, y ha destacado también la reducción de su deuda y sus inversiones en aeropuertos fuera del territorio español.

AGE defiende que la privatización "alejará más el centro de decisión" de los tres aeródromos que posee la comunidad y que deben elaborar estrategias de coordinación.

El BNG por su parte asegura que la privatización afectará, cuando menos, a los aeropuertos de Vigo y A Coruña, mientras que el PSOE cree que se acabará con “la solidaridad” del grupo aeroportuario de España.

Reproches del PP a Blanco

Por su parte, el portavoz del PP, Alejandro Gómez, insistió en que fue el ministro de Fomento socialista José Blanco el que inició el proceso privatizador. “Su pretensión era vender el 60% y privatizó torres de control”, dijo.

A renglón seguido, ha justificado su venta en el "agujero de 40.000 millones de euros que dejó Blanco" y que ha provocado que esta empresa pública "tampoco es maná" para los inversores. Así se ha defendido de las críticas por el "regalo" que supone su valoración en 5.000 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad