Homenaje improvisado en el mural de Miró en Las Ramblas de Barcelona. EFE

La policía sospecha que los terroristas preparaban una matanza mayor

stop

Los investigadores creen que los terroristas querían hacer explotar las furgonetas alquiladas. Ya hay cuatro personas detenidas y cinco abatidas

en Barcelona, 18 de agosto de 2017 (16:18 CET)

Los investigadores sospechan que los terroristas preparaban una matanza todavía mayor desde la casa alquilada en Alcanar (Tarragona), lugar de la explosión un día antes de los atentados en Barcelona y Cambrils. Así lo han confirmado los Mossos d’Esquadra, al cargo de la investigación. La intención presuntamente era atentar con furgonetas repletas de explosivos, pero la deflagración en el chalé de Alcanar les habría obligado a cambiar de planes.

Por el momento, ya han sido detenidas cuatro personas, a los que hay que sumar los cinco individuos abatidos en Cambrils durante la madrugada. Las fuerzas de seguridad creen que Moussa Oukabir, un joven hermano del primer detenido, fue el conductor de la furgoneta que arrolló a la multitud. Así, cobra fuerza la hipótesis de que Oukabir fuera el autor del atropello con una furgoneta que causó la muerte de 13 personas y heridas a casi un centenar.

La operación policial tras los ataques en Barcelona y Cambrils (Tarragona) acumula por ahora cuatro detenidos: individuos tres en Ripoll (Girona) y otro individuo en Alcanar (Tarragona). Entre los primeros se encuentra Driss Oukabir, con residencia en la localidad gerundense y cuyos datos correspondían a la persona que recogió una furgoneta Fiat de color blanco, con matrícula 7086JWD y alquilada a la empresa Telefurgo, en Santa Perpètua de Mogoda, en la provincia de Barcelona. 

Ninguno de los cuatro detenidos tenía antecedentes policiales vinculados al terrorismo, han confirmado los Mossos.

Moussa Oukabir es hermano del primer detenido tras los atentados

Driss Oukabir aseguró este jueves ante la policía que su hermano le había sustraído la documentación con la que se alquiló la furgoneta. Los investigadores tratan de averiguar qué responsabilidad ha tenido Driss en  los ataques.

Perfil de Moussa Oukabir

Moussa Oukabir tenía hasta este jueves una cuenta de Facebook abierta -que la red social cerró después- donde afirmaba que era de Ibiza, vivía en Ripoll, estudiaba en la Universidad de Barcelona y trabajaba para Coca-Cola, aunque estos datos, excepto el de su residencia, puedan ser inventados. Siempre según mostraba su cuenta personal, Moussa había estado recientemente en Barcelona, Ibiza y Yecla, aparte de en Brasil.

Moussa Oukabir también contaba con una cuenta en la aplicación de preguntas y respuestas Kiwi, que llamó @moussastreetboy, aunque sus últimas informaciones son de hace dos años. Una de esas preguntas realizada por uno de los usuarios fue "En tu primer día como reina/rey absoluta del mundo, ¿qué harías?", a lo que el joven contestó: "Matar a los infieles I solo dejar a musulmanes q sigan la religion", informa EFE

Intento de ataque en Cambrils

Durante la madrugada, cinco presuntos terroristas han sido abatidos por la policía en Cambrils cuando trataban de perpetrar un nuevo atentado a bordo de una furgoneta. El vehículo ha entrado en el paseo marítimo de la localidad. Allí, cuatro de los ocupantes, que portaban adosados a sus cuerpos explosivos falsos, según han confirmado los Mossos, han muerto a manos de la policía. Un quinto ha sido abatido desde el helicóptero policial.

Los terroristas abatidos en Cambrils llevaban adosados explosivos falsos

Buena parte de los esfuerzos de las autoridades se centran ahora en encontrar al conductor de la furgoneta que este jueves, en torno a las 17.00 horas, entró a toda velocidad por la parte alta de Las Ramblas, en Barcelona. Tras recorrer más de medio kilómetro llevándose por delante a la muchedumbre, el conductor salió a pie del vehículo y huyó. El balance a primera hora del viernes es de trece fallecidos y cerca de un centenar de heridos, quince de ellos de gravedad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad