La polémica mina de Cosmos en Triacastela se libra del canon de la Xunta

stop

Las explotaciones que sí están afectadas por el impuesto pagarán 10.000 euros por hectárea “no restaurada”

Yacimiento de Cova Eirós

21 de octubre de 2014 (22:51 CET)

Con la presentación de los presupuestos del Gobierno gallego para el próximo año, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció la imposición de un canon minero con el que salvaguardar el valor ambiental gallego. A grandes rasgos, manifestó que este afectará a las explotaciones de oro, plata, wolframio, hierro y níquel entre otras, pero no a las explotaciones de pizarra, granito y áridos. De esta forma, todo parece indicar, que la polémica explotación de Cementos Cosmos, en Triacastela, no se verá afectada por este gravamen, algo que llama la atención tanto a grupos de la oposición como a plataformas en contra de la minería agresiva.

La explotación de Cosmos en Triacastela, de la que extrae caliza, es especialmente polémica por el enclave en el que se encuentra. Está sobre el yacimiento de Cova Eirós, considerado por muchos como uno de los principales valores arqueológicos de Galicia. Entre otras acciones, la asociación ecologista Adega ha llevado la explotación minera ante la Fiscalía, al entender que su actividad pone en riesgo un importante patrimonio histórico, que además está protegido como Bien de Interés Cultural (BIC) por sus pinturas rupestres.

¿Cuánto pagarán las mineras anualmente?


El diputado de AGE, Antón Sánchez, que ha llevado a cabo numerosas iniciativas parlamentarias para tratar de frenar la licencia otorgada a Cosmos por parte del ayuntamiento de Triacastela para explotar la mina de Vilavella, sostiene que el polémico proyecto se librará de tener que abonar anualmente el canon minero, a pesar de la polémica que desata la actividad de la compañía en la zona.

Además, el político carga contra el canon minero planteado por la Xunta, ya que asegura que no reportará grandes beneficios a la comunidad, pero sí permitirá que las grandes compañías mineras tengan “barra libre”. “Feijóo anunció que el canon gravaría a las empresas con entre un 1% y un 1,5% de sus ingresos, sin embargo, en el proyecto de ley de medidas fiscales y administrativas presentado se dice que las empresas pagarán en función de la extensión de terreno afectada y no restaurada”, explica. “Se vende a bombo y platillo algo que luego no lo es”, añade.

La hectárea, a 10.000 euros


El texto elaborado por el Ejecutivo gallego indica que los ingresos derivados del canon minero se destinarán en su totalidad “a actuaciones de compensación y reequilibrio territorial, paisajísticas y desarrollo tecnológico minero”, un punto este último que también es criticado por AGE.

En el proyecto de ley de medidas fiscales y administrativas de la Xunta se especifica que el tributo para aquellas actividades mineras a las que les sea aplicado el canon variará. “Por cada hectárea o fracción de superficie alterada no restaurada: 10.000 euros”, contempla la normativa.

También se especifica que en cuanto al almacenamiento de residuos mineros, “por cada tonelada o metro cúbico de residuos peligroso depositado o almacenado: 0,1 euros”.

Los áridos se quedan fuera


Por otro lado, la plataforma Salvemos Cabana califica de “insólito” que el denominado Impuesto Compensatorio Ambiental Minero (ICAM) de la Xunta no vaya a ser aplicable “a proyectos de alto impacto como las explotaciones de pizarra, granito o áridos”. “Permite que algunas de las mayores aberraciones ambientales cometidas en Galicia por las industrias extractivas continúen plenamente vigentes ante la pasividad de quienes deberían ser el garante de la custodia del territorio para las generaciones futuras”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad