La patronal tiene vía libre para reducir salarios en las oficinas exteriores

stop

El nuevo convenio para la red Pexga permitirá que los centros funcionen con trabajadores autónomos

El ex conselleiro de Economía Javier Guerra y el nuevo, Francisco Conde, junto al presidente Feijóo | EFE

13 de enero de 2014 (04:41 CET)

La negociación que durante estas semanas está manteniendo la Confederación de Empresarios de Galicia con el Igape y la Consellería de Industria para renovar la financiación pública de la red Pexga, los centros de la patronal en el exterior para el apoyo a la internacionalización de las empresas gallegas, tiene dos premisas indiscutibles para la Xunta: quiere más control sobre cómo y en qué se gasta el dinero y quiere reducir costes. Para ello, cerrará cinco de los trece centros que conforman la red, y reformulará el convenio que, en 2010, aportó al equipo de Antonio Fontenla 18 millones de euros repartidos en cuatro años para poner en marcha y gestionar el programa.

Una de las posibilidades que se barajó, según fuentes próximas a las conversaciones, es cerrar una financiación por menos tiempos y con menor dotación para replantear de nuevo el programa a corto plazo. En todo caso, es seguro que se incorporarán medidas para reducir gastos, como las que se comenzaron a aplicar en los últimos años con la reubicación de tres oficinas en instalaciones del Gobierno central en el exterior.

Una de estas medidas consistirá en flexibilizar las relaciones laborales. En el último convenio, el personal de las oficinas estaba adscrito a la Confederación de Empresarios de Galicia, eran contratados de la patronal. El nuevo acuerdo eliminará esta cláusula, permitiendo que la CEG decida el tipo de contrato que establece con el trabajador. Lo más probable, informan fuentes conocedoras de la negociación, es que las oficinas funcionen con trabajadores autónomos.

Cierres

El impacto de esta medida, en todo caso, no será elevado, ya que la mayoría de centros operó hasta ahora con uno o dos trabajadores. Y además, los que están bajo la tutela de la patronal serán menos, después de que la Xunta decidiera cerrar cinco de las oficinas.

Las sedes de Miami, Bogotá, México D.F., São Paulo, Londres, Moscú, Tánger y Shanghái echarán el cierre. La decisión se basa en los resultados obtenidos durante el periodo que permanecieron activas, bien porque hayan mostrado un rendimiento bajo o bien porque las empresas hayan perdido interés en los mercados donde operan. Es el caso de Estambul, que funcionó bien en un momento puntual, con varias compañías interesadas en expandirse hacia Turaquía, pero que ya no parece despertar el mismo atractivo para los empresarios gallegos.

El consellerio de Economía, Francisco Conde, anunció que tras estos cierres podrían producirse nuevas aperturas. Aunque parece que la intención de la Xunta es que los nuevos centros estén ya bajo la batuta del Igape en lugar de gestionarlos la CEG.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad