stop

Una decena de conselleiros han dejado el gabinete de Feijóo para acabar en una embajada, en la empresa privada o en otro cargo del PP de Galicia

en A Coruña, 15 de mayo de 2017 (07:00 CET)

La continuidad en el equipo de Gobierno ha marcado los ocho años de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta, durante los que ha dejado atrás a una decena de conselleiros. Una buena parte de los cambios han venido forzados por el éxodo de primeros espada del Ejecutivo gallego para atender la llamada a filas de Rajoy en Madrid, como en los casos de Marta Fernández Currás o Pilar Farjas.

La mayoría han seguido vinculados al PP de Galicia por el desembarco de conselleiros en las candidaturas a las municipales. Feijóo ha generado con frecuencia malestar en el partido con sus enviados de San Caetano, como en los casos de Vigo y Ourense con Elena Muñoz y Jesús Vázquez.

En este periodo, con claras victorias electorales, apenas se cuentan daminificados políticos. Javier Guerra, exconselleiro de Economía, y Rocío Mosquera, exconselleira de Sanidade, han sido los más señalados. De hecho, la salida de Mosquera, coincidiendo con la entrada de Ángeles Vázquez, Rey Varela y Vázquez Almuiña en 2015, fue defendida por la Xunta como un cambio de etapa hacia las políticas expansivas y sociales que permitía la recuperación económica.

Feijóo ha relevado a una decena de conselleiros, la mayoría por su éxodo a Madrid con Rajoy o para presentarlos de candidatos a las municipales

Aquella crisis de gobierno, que respondía a la necesidad de renovación tras el batacazo de las municipales en las que irrumpieron las mareas, no fue en realidad tan renovadora, pues lo que hizo Feijóo fue separar consellerías que antes había reunido, como Medio Rural y Mar o Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, e incorporar para las nuevas carteras a perfiles más políticos, como Ángeles Vázquez o Rey Varela. Funcionó bien la reestructuración, pues Feijóo logró su tercera mayoría absoluta y no tocó ni una coma del equipo de Gobierno para la nueva lesgislatura.

De los exconselleiros que mantienen su actividad plenamente política y en Galicia están Jesús Vázquez, Agustín Hernández y Elena Muñoz. El exconselleiro de Educación se convirtió tras las últimas municipales en el alcalde de Ourense, donde gobierna con serias dificultades para sacar de la parálisis a la ciudad al no tener mayoría absoluta. Por el momento, no ha sido capa de aprobar los presupuestos en ningún ejercicio.

Agustín Hernández, exconselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, fue al rescate del imputadísimo PP de Santiago relevando al entonces alcalde Ángel Currás. Ahora ejerce una concienzuda oposición a Martiño Noriega, de la misma manera que Elena Muñoz lo hace con Abel Caballero en Vigo.

Agustín Hernández, Elena Muñoz y Jesús Vázquez fueron candidatos a las municipales y solo el exconselleiro de Cultural logró la alcaldía

En el caso de la exconselleira de Facenda, se hizo en diciembre del año pasado con la presidencia del PP de Vigo tras derrotar a otro exconselleiro, Javier Guerra. Guerra es uno de los pocos que pasaron por el gabinete de Feijóo y que ahora está en el sector privado, de donde ya procedía cuando llegó a San Caetano. Es un empresario de larga trayectoria en el sector textil, donde se hizo un nombre gracias a El Secreto del Mar y la marca El Niño. Actualmente trabaja para la consultora Signium y tiene en Oporto su principal proyecto textil con O Segredo do Mar.

Es uno de los pocos pero no el único que encuentra su sitio en el sector privado. Marta Fernández Currás dejó la cartera de Facenda en la Xunta en 2011 para ocupar la secretaría de Estado de Presupuestos. Recientemente se incorporó a EY (Ernst & Young), una de las cuatro grandes auditoras junto a KPMG, PwC y Deloitte.

Marta Fernández Currás, en la consultora Ernst and Young (EY), y Javier Guerra, empresario del sector textil, son los únicos que están en el sector privado

Las exconselleiras de Sanidade, Pilar Farjas y Rocío Mosquera, a la sanidad continúan vinculadas. La primera dejó el Gobierno de Feijóo en 2011 para acudir a la llamada de Ana Mato. Dimitiría de su cargo en la secretaría de Sanidad tres años después, coincidiendo con el relevo de Mato. Alta funcionaria, trabaja en la Jefatura Territorial de Sanidade y el año pasado fue nombrada directora de Cáritas en relevo de Vicente Iglesias Martelo.

Rocío Mosquera, igual de prolífica en cargos en una dilatada trayectoria, dejó el equipo de Gobierno por la puerta de atrás debido al caos de la puesta en marcha del nuevo hospital de Vigo, el Álvaro Cunqueiro. Continúa trabajando en el Sergas, donde ocupó los más altos cargos, desde la dirección del Servicio de Inspección para la Consellería a la Dirección General de Salud Pública, entre otros.

Los exconselleiros más viajeros han sido Roberto Varela y Samuel Juárez. El primero, que ocupó la cartera de Educación y Cultura, es embajador de España en Montevideo (Uruguay); mientras que el segundo dejó la consellería de Medio Rural para ocupar la delegación del Gobierno en Galicia. A finales de 2014, fue nombrado para un cargo en la embajada española en China como consejero de Agricultura.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad