La minera de Corcoesto demandará a la Xunta los daños patrimoniales

stop

La multinacional advierte que si no se reanuda el proyecto deberá ser compensada por la inversión ya ejecutada

Manifestación convocada por ContraMINAcción en la Praza da Quintana de Santiago | Lavandeira Jr (EFE)

23 de junio de 2014 (02:22 CET)

La Xunta “ha ido derivando y llevando el procedimiento por donde ha considerado, hasta encontrar un motivo con base para denegar la aprobación” y este motivo “es ilegal, antijurídico”. Son algunas de las lindezas que dedica la multinacional canadiense Edgewater al Gobierno gallego, al que acusa de “inventar” y “tergiversar” la normativa a su antojo. El recurso presentado por Mineira de Corcoesto para levantar el veto a su mina de oro en la comarca de Bergantiños deja clara muestra del enfado de la compañía, que ha invertido más de 20 millones de euros en realizar los sondeos y los estudios previos para su proyecto extractivo.

Denegada la autorización a la mina queda la batalla legal. Y en este punto la multinacional tiene claro que si no se pone en marcha la explotación deberá ser al menos compensada por los gastos en los que ha incurrido. “No solo se ha quebrantado el principio de confianza legítima –dice la minera en su recurso—sino que, de dictarse la anunciada resolución de terminación de expediente por falta de solvencia técnica y económica, se generará un prejuicio patrimonial que habrá de ser compensado”.

Contra el Igape


No es el único aviso para la Xunta. La multinacional carga también contra el Igape, por “desconocer” la normativa relacionada con la actividad minera y “extralimitarse” en sus funciones. El departamento dependiente de la Consellería de Economía emitió dos informes decisivos el 8 de julio y el 16 de octubre de 2013, que marcaron los requisitos de solvencia que no pudo cumplir Edgewater, como disponer del 25% de fondos propios sobre la inversión total del proyecto.

“Damos por supuesto que lo que ha hecho esta administración es un precedente y, a partir de este momento (pues nos consta que con anterioridad nunca lo había hecho de esta forma) a todo proyecto minero se le exigirá lo mismo que a nosotros, pues de no ser así, ese trato desigual y discriminatorio tendría connotaciones de la más grave ilegalidad, más allá de una simple nulidad administrativa”, vuelve a amenazar la empresa minera.

Chapuzas varias

La larga lista de alegaciones que presenta Edgewater orbita sobre el cambio de postura del Gobierno gallego, que pasó de plantear un camino de rosas a la compañía a exigirle rigurosos niveles de solvencia financiera. A partir de ahí, la minera considera que se quebró la confianza legítima, que se incurrió en arbitrariedades sin base normativa y, en definitiva, que se vulneró la ley.

Pero además, la multinacional destapa algunos errores en todo el proceso de tramitación que llaman la atención. Por ejemplo, el 29 de octubre de 2013 presentó un recurso de alzada contra el requerimiento de la Xunta, que le pedía que acreditase su solvencia económica. Ese recurso no fue resuelto a día de hoy, cuando la autorización ya ha sido denegada.

¿Mina no, proyecto estratégico sí?

Edgewater también reclama que se considere la mina de Corcoesto Proyecto Industrial Estratégico por silencio administrativo. En febrero de 2012 fue admitida a trámite la solicitud y el Consello da Xunta nunca emitió una resolución de inadmisión hasta la fecha. Por lo tanto correspondería, dice el recurso, que tuviese consideración de estratégico por silencio administrativo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad