La mecha de Gamonal prende en Galicia y en cinco ciudades españolas

stop

Las protestas en apoyo a los vecinos de Burgos causan destrozos urbanos y acaban con 20 detenciones

Protesta en Valencia en solidaridad con los vecinos de Gamonal

18 de enero de 2014 (11:29 CET)

Todo comenzó por un simple bulevar. La mecha del barrio de Gamonal en Burgos, que se lanzó a la calle para protestar contra el último proyecto urbanístico del alcalde, se ha encendido en otras ciudades españolas. Las acciones de protesta que concentraron a miles de manifestantes en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Alicante acabaron con una veintena de detenidos y cuantiosos destrozos en el mobiliario urbano.

En Galicia, un centenar de personas se concentraron el viernes por la tarde en la plaza compostelana de O Toural, apenas una hora después de que el alcalde burgalés, Javier Lacalle, anunciara la paralización definitiva de las obras. Bajo el lema Todos somos Gamonal. Liberdade dos detidos, se ha celebrado la protesta --convocada por Asamblea Aberta y apoyada por Stop Desahucios-- en la que se han oído cánticos como "Gamonal no quiere bulevar".

"La 'Pokemon' es nuestro Gamonal"

En la protesta intervino un vecino de Burgos que agradeció "un gesto tan bonito con la ciudad", mientras lamentaba "la hipocresía de muchos políticos".

Por su parte, un vecino de Santiago tomó la palabra para aseverar que la Operación Pokémon es” nuestro Gamonal". Al respecto, ha cargado contra el "pelotazo urbanístico" de diversos proyectos de la capital de Galicia y ha pedido que se consulte con la ciudadanía antes de llevarlos a cabo.

Más protestas

El proyecto urbanístico en Gamonal ha sido la gota que derramó el vaso en Burgos y las consecuencias sociales ya comienzan a preocupar en Moncloa. En Barcelona, la concentración de apoyo a los vecinos del barrio obrero terminó con importantes destrozos en el mobiliario urbano, contenedores quemados y un ataque a la sede de la Guardia Urbana en la Rambla.

Las protestas en Madrid también terminaron con enfrentamientos entre un grupo de manifestantes y la policía, una situación que también se repitió en Valencia, Zaragoza y Alicante. La extensión del conflicto y el peligro de la radicalización de la movilización ciudadana ha obligado al alcalde a suspender definitivamente el proyecto urbanístico. Pese a todo, el alcalde del PP, Javier Lacalle, se niega a dimitir.

Moncloa en alerta

La propia vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, tuvo que argumentar que la economía española comienza a mejorar al contestar las preguntas de los periodistas sobre el conflicto social en Burgos tras la salida del Consejo de Ministros del viernes. Con la respuesta, Sáenz de Santamaría reconocía que el malestar social del barrio de Gamonal se ha convertido en un asunto nacional y está relacionado con la crisis económica.

Mientras las protestas sociales se recrudecían en España, unos 3.000 vecinos de Burgos celebraban en la calle la decisión del ayuntamiento de paralizar el polémico bulevar. El festejo también terminó con enfrentamientos entre vecinos y la policía que ocasionaron varios heridos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad