Manuel Lago, diputado de Grupo Común da Esquerda. EFE.

La marcha de Manuel Lago a Madrid reabre el conflicto con Villares

De materializarse la marcha de Lago a Madrid, el Grupo Común da Esquerda podría perder un diputado, que sumaría el grupo liderado por Luis Villares

La previsible salida de Manuel Lago rumbo a Madrid reabre las grietas entre Unidas Podemos y Luis Villares, quien fue candidato a la Xunta en 2016 por En Marea. El ahora diputado del Grupo Común da Esquerda es uno de los elegidos para incorporarse al gabinete de la nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en un movimiento que, de materializarse, provocará la entrada de un nuevo diputado en el Parlamento de Galicia que, curiosamente, podría acabar dando más fuerza al antiguo líder de En Marea, ahora en el grupo mixto.

Y es que con la marcha de Lago destino a Madrid, la siguiente candidata en las listas de En Marea en las elecciones autonómicas de 2016 es la que fuera decana de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UDC, Mariló Candedo, persona afín al magistrado lucense.

El origen: la división de En Marea

Para entender la situación hay que retrotraerse al verano de 2019. Entonces, y tras una larga lista de desencuentros, el grupo parlamentario En Marea se desgajó en dos. Por un lado, Podemos, Izquierda Unida y Anova conformaron la formación Grupo Común da Esquerda, que retenía 10 escaños. Por la otra, Villares y sus diputados afines pasaron a las filas del grupo mixto con tan solo cuatro representantes. No obstante, la lista por la que fueron escogidos en 2016 es la misma, y la siguente candidata en optar al Parlamento gallego, si hay alguna baja, es la villarista Mariló Candedo. Esto derivaría en el Grupo Común da Esqueda perdería un escaño de representatividad que ganaría En Marea.

A pesar de que aún no lo ha comunicado de forma oficial, distintas fuentes dan por hecho que Lago, economista de prestigio cuya carrera siempre ha estado ligada a Comisiones Obreras, acabará como asesor en el Ministerio de Trabajo, que desde este lunes dirige la fenesa Yolanda Díaz. Ya tras las pasadas elecciones generales (en abril del año pasado), la política aseguraba que, si llegaba a ministra, barajaría la posibilidad de que Lago ocupase una Secretaría de Estado. Finalmente, parece que el puesto quedará en asesor.

"Atraco democrático"

Aunque Lago guarda silencio, los medios preguntaron este lunes a la diputada de Grupo Común da Esquerda, Luca Chao. La parlamentaria avanzó que, producirse el supuesto, vería "un atraco democrático" que una integrante de En Marea asumiese el acta de Lago.

Aunque Villares y su entorno están a la espera de que se despeje el escenario, si Mariló Candedo, a quien el magistrado en excedencia promovió sin éxito como senadora por designación autonómica, sustituye a Lago, el Grupo Común da Esquerda bajaría de diez a nueve diputados, mientras que los representantes de En Marea, actualmente en el Mixto, pasarían de cuatro a cinco.

Grupo propio

El reglamento de la Cámara autonómica sitúa en cinco el listón mínimo para articular un grupo parlamentario (ahora mismo los villaristas ocupan el grupo mixto), pero también regula como se conforma y, aunque Villares y los suyos pueden intentarlo y alegar, vetaría en principio que, aún sumando, se constituyan como grupo propio.

Y es que el artículo 23 del reglamento del Parlamento gallego recoge que la constitución inicial de grupos parlamentarios se hará dentro de los cinco días siguientes a la sesión constitutiva del Parlamento, es decir, al arranque de la legislatura, mediante escrito dirigido a la Mesa de la Cámara.

En el artículo 25 se añade que los diputados que adquieran su condición con posterioridad a la sesión constitutiva del Parlamento deberán incorporarse a un grupo parlamentario (de los existentes) dentro de los cinco días siguientes a esta adquisición.

¿Constituir un nuevo partido?

Ya en el artículo 26 del reglamento se hace constar que, iniciado un nuevo periodo de sesiones, los diputados podrán incorporarse al grupo parlamentario que deseen de los constituidos. Precisa que "solo para el supuesto" de que "por cualquier circunstancia se extinguiese o finalizase la actividad del partido o coalición electoral" por el que hubiesen concurrido -no es el caso de En Marea, que sigue funcionando como partido-, podrían constituir, "por una sola vez", grupo o grupos parlamentarios distintos si constituyesen las exigencias previstas en esta norma.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad