La Ley Wert, al servicio de los intereses de EEUU

stop

PROPIEDAD INTELECTUAL

14 de marzo de 2013 (20:17 CET)

El proyecto de ley de propiedad intelectual que se aprobará este viernes en el Consejo de Ministros se acerca más a las tesis estadounidenses que a las europeas. El ministro Ignacio Wert tiene miedo de que EEUU vuelva a penalizar a España con la entrada en la lista de países con mayor índice de piratería, más conocida como la Lista 301.

Según el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, el Gobierno está más presionado por las industrias cinematográfica y discográfica de EEUU que por la propia Unión Europea.

Bajo presión

A principios de mes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy recibió al presidente de Motion Picture Association (el mayor lobby de la industria norteamericana), Christopher Dodd. El mensaje fue claro. Hasta ahora le ley Sinde-Wert no ha funcionado.

El representante estadounidense amenazó al Gobierno de volver a entrar en la lista negra de países más piratas. Según Domingo, el proyecto de ley va más encaminado a las tesis de los norteamericanos que a los propios intereses de la industria o los usuarios españoles. “Con ellos sí hablan pero con nosotros no”, denuncia.

Mayor restricción

El proyecto de ley “restringirá la copia privada”, dice Domingo. “Es algo inaudito”. El presidente de la Asociación de Internautas cree que el hecho de castigar a cualquier persona que intercambie una copia privada con otra “va a generar muchos problemas porque se desconoce donde está el límite”. Además, “criminalizan el enlace o hipervínculo”, es decir, irá contra las webs que alojen direcciones a sitios con ficheros piratas.

Pero el enfado no sólo es en los usuarios. Los productores también están en contra de la Ley Wert. Egeda, la entidad que gestiona los derechos audiovisuales que preside el productor de cine Enrique Cerezo también ha mostrado su descontento por el canon digital, que será vía presupuestos generales con una partida de cinco millones de euros.

Posible denuncia


“Tratan de contentarles pero tampoco lo han conseguido, se están equivocando”, dice Domingo. El presidente de la asociación de usuarios de internet cree que si en el trámite parlamentario no se produce un cambio significativo se verá abocado a acudir a los tribunales, “y si hace falta a Bruselas porque el texto actual no tiene ni pies ni cabeza” .
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad