La iniciativa política del 9N fue mía (Artur Mas, ante el juez)

stop

Artur Mas rechaza responder a la fiscalía y la acusación popular. El expresidente catalán declara que ''no se trataba de hacer una consulta con vinculaciones legales''

Joana Ortega, Artur Mas e Irene Rigau, de izquierda a derecha, en el juicio por el caso 9N. / Efe

Barcelona, 06 de febrero de 2017 (12:00 CET)

En el primer día del juicio contra los responsables políticos de la consulta del 9N, Artur Mas, presidente de la Generalitat en aquel momento, se ha reafirmado en su papel durante el proceso. "La iniciativa política del 9N fue mía", ha asegurado ante las preguntas de su defensa; tras negarse a responder a las cuestiones del fiscal y la acusación popular.

Aun así, el expresidente catalán, que se enfrenta a una posible inhabilitación de diez años, ha remarcado que la celebración de la consulta "no fue un capricho individual, una ocurrencia ni una salida de tono, sino la consecuencia de unas elecciones democráticas".

En su declaración, Mas ha especificado que tras la primera suspensión del Tribunal Constitucional se decidió "cambiar el formato, manteniendo la pregunta y la fecha". Aun así, ha insistido en que la votación nunca se planteó como un referéndum vinculante.

"No se trataba de hacer una consulta o proceso participativo con vinculaciones legales inmediatas, sino de conocer la opinión de la gente después de inmensas movilizaciones ciudadanas", ha declarado.

Paseíllo desde Sant Jaume

Tanto Mas, como la exvicepresidenta, Joana Ortega, y la exconsejera de salud, Irene Rigau, han llegado al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en medio de una concentración a las puertas del edificio, 40.000 personas --según la Guàrdia Urbana de Barcelona--. El actual presidente catalán, Carles Puigdemont, y otros altos cargos del Ejecutivo autonómico, han acompañado a los acusados en un paseíllo desde la plaça Sant Jaume hasta la entrada al tribunal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad