La infanta Cristina ni sabe ni recuerda

stop

La hija del Rey se desvincula de Aizoon y alega que confiaba en su marido

La infanta Cristina a su llegada a los juzgados para declarar por el 'caso Nóos' / EFE

08 de febrero de 2014 (13:32 CET)

Trece pasos han separado a la infanta Cristina del coche hasta la sede judicial de Palma de Mallorca donde declara como imputada por el caso Nóos. La hija del Rey ha dejado la imagen del día pero ha sido uno de los abogados de la acusación popular del Foro Cívico de Julio Anguita, Manuel Delgado, quien ha dado los primeros detalles de la comparecencia.

El abogado, durante un descansado de la declaración, ha asegurado ante los medios que doña Cristina está respondiendo a las preguntas del magistrado José Castro con evasivas y que en reiteradas ocasiones ha declarado "no sé, no conozco, no recuerdo, no me consta”. Además, según Delgado, la hija del Rey ampara su declaración en la confianza que depositó en su marido, Iñaki Urdangarín.

Declaración puntual

La hija del Rey ha llegado a las 9.45 minutos a la sede judicial y todavía responde a las cerca de 300 preguntas preparadas por Castro, sus abogados, el Fiscal, la acusación popular y la Abogacía del Estado. Y todo ello en una sala presidida por el retrato de su majestad, el Rey don Juan Carlos.

La infanta ha bajado la rampa en coche encendiendo las redes sociales. A su salida del vehículo, ha entrando en el edificio judicial con semblante tranquilo y sonriente flanqueada por sus abogados y escoltada por un amplio dispositivo policial que han velado por la seguridad de la infanta. A las puertas del juzgado, más de 300 periodistas de 90 países y centenares de personas se aglomeraban para seguir una declaración histórica.

Polémica llegada

La llegada de la infanta no ha estado exenta de polémica. Una furgoneta de Aena esperaba a doña Cristina en el aeropuerto de Palma y cuando ya estaba en el edificio judicial, se ha saltado el arco de seguridad que toda persona ajena al juzgado debe atravesar.

La hija del Rey responde por el caso Nóos, tres años después de que estallara el caso de corrupción que ha salpicado a la Casa Real. Su nombre apareció en el foco de las investigaciones a finales de 2011.

Imputada en enero

Entonces, la Fiscalía Anticorrupción apuntó a Aizoon -mercantil de la que la Duquesa de Palma es copropietaria junto a su marido, Iñaki Urdangarín- como una de las empresas pantalla que integraban el entramado societario dirigido a desviar los fondos obtenidos por parte del Instituto Nóos a través de las Administraciones públicas.

El 23 de abril, el instructor del caso Palma Arena, imputó por primera vez a dona Cristina però ésta fue revocada. Diez meses después, el 7 de enero, el juez Castro volvía a imputar a la infanta.

Zarzuela siempre ha mostrado su apoyo a pesar de que la declaración de la infanta sea prueba de fuego para una Casa Real en sus horas más bajas. Pero no es el único apoyo institucional con el que cuenta la hija menor del Rey. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró hace unas semanas que estaba “convencido de su inocencia”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad