La hipoteca de las carreteras: La Xunta pagará 3.100 millones por peajes en sombra

stop

El Gobierno gallego abona más de 5 millones cada año a Audasa solo por la gratuidad de dos tramos 

El alcalde de Vigo y el presidente de Itínere al lado de una imagen de la AP-9 | EFE

en A Coruña, 27 de junio de 2015 (00:00 CET)

Es una hipoteca en toda regla. La Xunta deberá abonar 3.101 millones a las autopistas y autovías gallegas por peajes en sombra, ese mecanismo de financiación que pemite relajar la deuda pública adquiriendo comrpomisos de pago a largo plazo, pero que, en el caso de Galicia, condicionarán las cuentas de la Administración durante al menos las próximas tres décadas.

Así consta en el informe del Consello de Contas sobre las Contas Xerais da Administración correspondientes al ejercicio 2013, en las que las cuantías a pagar ascendían a esos 3.101 millones y el último plazo venía marcado por Aceousa, la autopista entre Santiago y Ourense gestionada por Globalvía, a la que habrá que destinar 1.197,8 millones hasta 2057 por la eliminación de pajes.

El Consello de Contas desaconseja más compromisos

Es la cuantía más elevada. Le sigue la Autovía da Costa da Morte, para la que hay comprometidos 737 millones hasta 2.035; para la Autovía do Barbanza serán 365,7 millones hasta el mismo año; a la Autoestrada do Salnés le corresponden 93,4 millones hasta el año 2034; en Ourense-Celanova la Xunta se dejará 317,50 millones en los próximos 22 años, mientras que a Audasa le corresponden 191,26 millones por la supresión de peajes en la AP-9 en O Morrazo y A Barcala. Los cobrará hasta 2049.

Al margen de estas cuantías quedarían pagos más pequeños, como los 1,6 millones destinados a las Autopistas autonómicas y otros 2,26 millones a los enlaces con la autopista del Val Miñor.

"El informe de fiscalización sobre peajes en sombra aprobado por este Consello de Contas en el año 2010 y advertía sobre la utilización de fórmulas de pago aplazado para la financiación de infraestructuras públicas, dado que generan incerteza en cuanto a la sostenibilidad futura de las finanzas y trasladan carga de inversión presenta a generaciones futuras", dice el órgano fiscalizador en su informe, que desaconseja adquirir más compromisos para no limitar más el gasto de la Xunta en los servicios públicos básicos.

Audasa se lleva 5 millones al año

En el análisis de Contas también aparece desglosado el importe otorgado a Audasa, la concesionaria de la AP-9, por la supresión de dos tramos de peaje en O Morrazo y A Barcala. En el año 2011 ascendió a 5,8 millones, en 2012 a 5,6 millones, mientras que en 2013 estaba presupuestado un pago de 5,7 millones, aunque no figura el dato de la ejecución real de dicho compromiso.

Hay que recordar que el Gobierno gallego solo abona el 50% de lo que recibe la concesionaria, ya que el convenio establece que Fomento se encarga de cubrir la otra mitad. Las rebajas en las tarifas en varios tramos de la AP-9 entre Vigo y Pontevedra supuso un compromiso equivalente por parte de la Xunta de Núñez Feijóo.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad