La falta de transparencia abre una guerra por Coruña Smart City

stop

El Concello recopila información sobre el proyecto para reformularlo y darle un uso social mientras el PP, que hizo bandera de la plataforma tecnológica, teme que se pierdan millones en fondos europeos

El anterior alcalde coruñés, Carlos Negreira, en la muestra sobre Coruña Smart City

en A Coruña, 08 de julio de 2015 (18:09 CET)

El programa con el que Marea Atlántica llegó a María Pita incluía la revisión y fiscalización del proyecto Coruña Smart City, la plataforma tecnológica de la que hizo bandera el candidato popular Carlos Negreira, que en su campaña destacaba la idea de una ciudad tecnológica con la mente puesta en el proyecto. De hecho, la Junta Electoral cerró la exposición Showroom Coruña Smart City en las fechas previas al 24M.

El problema que detectaba entonces el partido que gobierna ahora era que, pese a compartir la filosofía del proyecto, no detectaba los beneficios que reportaba a la ciudadanía, su aplicación práctica. Eso y que se trata de una apuesta cara, 11,5 millones formalizados en un contrato adjudicado en 2012 a Indra, Altia, Ilux y la operadora R para la definición, diseño y desarrollo de la plataforma Smart Coruña. Esta integraría también el Smart Port, otro contrato adjudicado a la empresa del presidente del Deportivo, Tino Fernández, y a Emetel por 4,7 millones. En ambos casos, están cofinanciados con fondos europeos.

Refriega política

Este martes se celebró una reunión de trabajo entre el equipo de Gobierno y representantes del área de Innovación Tecnolóxica del Ayuntamiento para empezar a resolver las dudas. Xulio Ferreiro recopila datos para conocer en qué fase está el proyecto, cuánto presupuesto se ha ejecutado, qué parte es funcional y qué queda por hacer. El objetivo último es redefinirlo para "darle un uso social y que fomente la participación ciudadana", así como que incida "en las empresas de la ciudad".

Fue al día siguiente de la reunión cuando el Partido Popular lanzó su ofensiva. Acusó al Gobierno municipal de parálisis e inacción y lo apremió a culminar y "certificar las actuaciones" para no poner en riesgo 8,5 millones procedentes de Bruselas. El equipo de Ferreiro respondió que la subvención no corría peligro y que estaban comprometidos con el proyecto.

¿Qué diablos es Coruña Smart City?

El trabajo desarrollado por las empresas adjudicatarias incluía la puesta en marcha de la Oficina de Smartcities de A Coruña y el Centro de Proceso de Datos que serviría de base para las aplicaciones. Esta primera fase se presentó en marzo de este año y funcionaba con tres pilotos: eventos multicanal, sistema de visitas guiadas y administración electrónica, la posibilidad de realizar diferentes trámites directamente desde el portal del Concello, que ahora mismo están operativos.

A partir de aquí, se deberían desarrollar una larga lista de utilidades: parking inteligente, sistema de calidad de aguas y alerta temprana, telegestión de redes de abastecimiento, eficiencia energética en edificios municipales, riego inteligente, sistema de calidad de aire y ruido, mejora energética de la planta potabilizadora de A Telva, optimización del tráfico, interacción con el ciudadano... Todos ellos integrados en la plataforma.

No está claro todavía cuáles están en marcha y cuáles no. Las empresas del proyecto, lideradas por Indra, habían decidido centralizar la comunicación del proyecto para no caer en contradicciones. La mayor parte del equipo ya no está. Los populares, de hecho, acusan al Gobierno municipal de cesar al encargado del proyecto sin ni siquiera llamarlo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad